27S

El independentismo suma mayoría absoluta en escaños, pero no en votos

Independentistas celebrando su victoria. | REUTERS
Independentistas celebrando su victoria. | REUTERS

El independentismo sumó ayer mayoría absoluta en escaños en las elecciones autonómicas celebradas en Cataluña a las que los soberanistas habían dado carácter plebiscitario. Sin embargo, se quedaron por debajo del 50% de los votos. Con el escrutinio muy avanzado -89,55%-, la coalición de la que Artur Mas formaba parte (Junts pel Sí) consiguió 62 escaños, quedándose a 9 de la suma de CiU y ERC en 2012 y tanto su futuro como su proyecto dependerá de los 10 escaños que logró la CUP, sumando 7 a los que ya tenía. Uno de los grandes triunfadores de la jornada fue Ciudadanos, que subió de manera espectacular al pasar de 9 escaños a 25; el PSC, liderado ahora por Miquel Iceta,registró una rebaja de 4 escaños y se situó en los datos que le daba la encuesta del CIS, 16 parlamentarios; el PP se ha hundido al pasar de 19 diputados autonómicos a 11, mientras que Cat Sí que es Pot, el partido respaldado por Pablo Iglesias, se quedó muy por debajo de los resultados obtenidos por ICV -una de las fuerzas que integraban esta coalición- hace tres años: entonces fueron 13 y ahora, 11.

A pesar de las palabras de Artur Mas, tras conocer los resultados electorales, en las que aseguraba que el independentismo ha ganado en estos comicios, lo cierto es que la suma del resultado de los partidos independentistas se quedó por debajo de los obtenidos en los comicios de 2012, tanto en escaños como en votos. Sí es cierto que en escaños logran, junto con la CUP, mayoría absoluta en el Parlamento, si a los 62 escaños de Junts se suman los 10 de la formación de Antonio Baños. Pero si se cuentan escaños como quería Artur Mas, éste número es menor que el que sumaban en 2012, que era de 74.

Y si lo que se cuentan es votos, el porcentaje también es menor, y además está por debajo del 50% de los votos. Hace tres años, los independentistas catalanes sumaban el 49,18% de los apoyos, mientras que ayer, cuando iba escrutado el 82,93% de votos escrutados, sumaban el 47,48%.

Por tanto, la CUP multiplicará su presencia en el Parlament al pasar de 3 a 10 escaños en las elecciones autonómicas, con lo que se perfila como la formación decisiva para las aspiraciones independentistas de Mas.

Resultó especialmente significativo el resultado de C’s, que se ha convertido en la segunda fuerza en el Parlament tras conseguir 25 escaños, con el 17,9% de los apoyos y más de 700.000 votos. Se erige como primer partido de la oposición en la cámara catalana liderado por su candidata, Inés Arrimadas, y supera en nueve y 14 escaños a PSC y PP.

Moncloa tilda de “fracaso” la “estrategia secesionista”
El Gobierno cree que el resultado de las elecciones autonómicas en Cataluña supone que “la estrategia secesionista” del presidente de la Generalitat, Artur Mas, “ha fracasado” porque no ha logrado ni en escaños ni en votos el apoyo que reclamaba. En una primera reacción sobre el escrutinio, fuentes del Ejecutivo consultadas personalizaron el “fracaso” en Artur Mas, número cuatro de la candidatura Junts pel Sí, que ha logrado 62 escaños y un 39,59% de los votos. El resultado, añadieron, no está a la altura “del desafío que ha planteado”. Para el Gobierno, los catalanes “han vuelto a demostrar” que son una sociedad plural “que se resiste a la uniformidad de los independentistas”.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó que las elecciones autonómicas han demostrado que los ciudadanos han dicho no a la independencia y subrayó que, a partir de ahora lo que hace falta es diálogo y reformas. En una declaración en la sede socialista de Ferraz, flanqueado por las banderas catalana, española y europea, Sánchez pidió a los ganadores de estos comicios, la lista indepentista de Junts pel Sí, que tome buena nota de estos resultados y que, a partir de mañana (hoy), se dedique a “coser esas heridas que durante estos últimos años se han abierto en la sociedad catalana”.

“El plebiscito lo han perdido”,recalcó el líder de los socialistas, que insistió en que la “confianza mayoritaria” que ha recibido la lista encabezada por Raül Romeva, e integrada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no es para que sigan “creando problemas” a los catalanes sino para resolvernos, no para “saltarse la ley” ni actuar contra ella, sino para respetarla. “Llegó la hora de abandonar el independentismo”, dijo. Sánchez insistió en que se abre “un nuevo tiempo de convivencia, de diálogo y de reforma en el conjunto del país” que cree debe liderar el PSOE, desde La Moncloa.