carrera de montaña

Cristofer Clemente: “Esto es fruto del sacrificio, trabajo y restarle horas a la familia”

Cristofer Clemente a su llegada al aeropuerto Tenerife Norte. | ANDRÉS GUTIÉRREZ
Cristofer Clemente a su llegada al aeropuerto Tenerife Norte. | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Sencillo, humilde, nervioso y sonriente. Así aterrizó ayer en la Isla Cristofer Clemente. Este gomero de poco peso y de pequeña estatura, pero con una enorme capacidad de superación, aterrizó ayer en la Isla después de haber hecho historia el pasado fin de semana. En la durísima Ultra Pirineu logró el subcampeonato de las Ultra Skyrunner World Series y el trono nacional. Tal heroicidad, lejos del alcance de muchos, no la había logrado aún ningún canario. Aficionado, amigos y periodistas recibieron ayer a uno de los mejores deportistas canarios de la actualidad.

-¿A qué le sabe este logro?
“A satisfacción. Este año mi equipo y yo hemos hecho un buen trabajo. Hemos dedicado mucho tiempo a hacer bastantes kilómetros, por lo que lograr codearme con los mejores del mundo ni siquiera lo llego a asimilar. Esto es fruto del trabajo, del sacrificio, de restarle horas a la familia y a la implicación de mis patrocinadores, que me han echado una mano para estar en este campeonato del mundo”.

-¿Cómo ha podido aguantar las exigencias de un calendario tan duro? Hace poco más de una semana estaba en Montana corriendo una prueba de 50 kilómetros. El pasado fin de semana fueron 110 en el Pirineo. ¿Cómo lo hace?
“De momento el cuerpo se está portando bien, pero lo más importante en este deporte es la cabeza. Siempre digo que el 60% del éxito en una prueba depende del cerebro. Mientras así sea, seguiré dando guerra. Este deporte te tiene que gustar y tienes que entrenar mucho, pero es fundamental la fuerza mental que tengas. Todos somos humanos y a todos nos duelen las piernas. A mi a partir del kilómetro 10 o 15 me pasa, pero la fuerza de voluntad que tengas es lo que hace que luego corras 110 kilómetros”.

-Cuando comenzó la temporada, ¿con qué puesto se conformaba?
“Con estar entre los 30 o 40 primeros del ranking ya era bastante. Eso ya era tirar muy por arriba. Nunca pensé entrar en el top ten. Al final he acabado peleando con los mejores. Ahora hay que disfrutar del premio y del trabajo que hemos hecho. Creo que ha sido clave la planificación que hemos hecho. Elegimos bien las carreras y los entrenamientos”.

-¿En algún momento se vio campeón?
“Esta carrera la había descartado. Mi planificación decía que mi temporada acababa en Montana. Cuando acabé ahí, vimos que uno de los tres primeros puestos estaba a tiro y la baza de ganar el nacional. Me dijeron que lo intentase. Llegué a mi casa, lo hablé con mi mujer, salí a la montaña, contacté con ella y tuve energías positivas, por lo que fui a Ultra Pirineu a ciegas. Teníamos muchos adversarios, por lo que salí muy conservador, muy relajado y a disfrutar de la carrera a pesar de que tenía mucha presión encima. Al equipo le dije que iba a correr muy despacito hasta el kilómetro 86. A partir de ahí voy a divertirme y a correr más rápido a ver si puedo hacer algo. La estrategia funcionó bien”.

-¿Qué se le pasa por la cabeza cuando ve que Franco Collé se retira y que solo tiene como rival a Luis Alberto Hernando?
“A Franco ya lo conocía de Montana. Su pinchazo fue una inyección de moral. Cuando veo a Luis y lo atrapo, también me sirve de estímulo. Eso me ayudó para acabar”.