TENERIFE

Derribar el monumento a Franco de Las Raíces cuesta 4.000 euros

El obelisco está llenos de pintadas. / FRAN PALLERO
El obelisco está llenos de pintadas. / FRAN PALLERO

El derribo está ya en marcha. El área insular de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife tiene la intención de demoler este mismo año el monolito de Las Raíces que conmemora el alzamiento militar de 1936, como aprobó la Corporación en pleno hace ya cerca de ocho años. El monumento a Franco será tirado en el mes de octubre y estas labores supondrán un coste de 4.000 euros, como refleja el proyecto elaborado recientemente para este fin. “En un primer momento pensamos que el coste podría ser de 8.000 euros, pero finalmente el gasto será menor”, explicó ayer a DIARIO DE AVISOS el consejero insular del departamento, José Antonio Valbuena.

El responsable del área confirmó que el objetivo es derribar este obelisco durante el mes de octubre y tratar los restos como cualquier otro residuo, llevándolo al vertedero, de tal manera que se descarta la posible conservación de alguna de las partes de este enclave emplazado en el municipio de El Rosario, como proponen algunas voces. Para ello, una vez se ha redactado el proyecto desde la Consejería de Medio Ambiente, el documento se ha trasladado al área insular de Patrimonio Histórico, para que eleve su propio informe al respecto y autorice la actuación en el monte de Las Raíces. “Una vez tengamos este documento se procederá al derribo”, aclaró Valbuena.

Se da la circunstancia de que el Cabildo aprobó en pleno por unanimidad en 2008 una propuesta para la retirada de este obelisco. A pesar de este tiempo, no será hasta este año cuando se dé cumplimiento, al igual que a la Ley de Memoria Histórica, casualmente al cumplirse 40 años de la muerte del dictador. Aún así, aunque en esa moción se acordó ceder el monumento al Museo Militar de Almeyda, situado en la capital tinerfeña, finalmente esta cesión no se efectuará, ya que como considera el consejero el monolito “no tiene ningún valor patrimonial”.

Una vez sea retirado el obelisco, la idea es de cara al futuro redactar un nuevo proyecto para recuperar la zona como entorno natural o crear un parque que recuerde la Guerra Civil sin ensalzar ninguno de los dos bandos.

El consejero insistió en que desde su departamento no se considera que el monolito como tal esté catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), sino que esta protección le pertenece solo al lugar en sí, como sitio histórico. Cabe recordar que el 23 de diciembre de 1964, bajo la dictadura franquista, se declaró BIC, en la categoría de Conjunto Histórico el lugar denominado Las Raíces. Valbuena explicó que tras la adaptación de la norma en esta materia en años posteriores, se entiende que el monolito no tiene tal protección y puede ser derribado.

En este sentido, explicó que la ley de Patrimonio Histórico del año 1955 estipula las condiciones para catalogar un monumento histórico y precisa que lo que no es un edificio, pueden ser o rincón histórico o conjunto histórico, siendo este último el caso de Las Raíces. Puntualizó que en el citado decreto de 1964 en la exposición de motivos se cita solo la reunión del Golpe Militar y los pinos. “El monolito se hizo antes de la declaración, en 1958, y en el decreto no se nombra”, aclaró. Añadió que la nueva normativa del año 1985 diferencia el sitio histórico, que no estaba en la anterior ley, y el conjunto histórico. “Una conclusión que sacamos es que si tuviésemos que equiparar lo lógico es que sea sitio histórico porque se refiere al lugar denominado Las Raíces”, explicó, y matizó que se mantiene como conjunto por la norma “no porque concuerde con su definición”.

El responsable insular de Medio Ambiente aseguró, asimismo, que “se considera que el monolito no está afectado por el decreto; está dentro pero no afectado, lo que está declarado es el lugar, pero no se va a modificar el sitio, porque el obelisco es posterior a la reunión”, clarificó, por último.

A tener en cuenta

-Recuerdo. El monumento conmemora la reunión de Franco, el 17 de junio de 1936, con sus oficiales y generales en el monte de El Rosario para impulsar el levantamiento militar contra la II República.

-Retraso. Entre los motivos alegados en el pasado por responsables del Cabildo tinerfeño para la no retirada del monolito se encontraba la falta de fondos económicos para la actuación y posterior traslado.

-Desafección del sitio. Aún así, el Ejecutivo insular tiene previsto proponer al Gobierno de Canarias la desafección en lugar denominado Las Raíces como Bien de Interés Cultural (BIC), de forma paralela al derribo del citado monumento.

-A favor de mantenerlo. Algunas voces se han mostrado a favor de mantener parte del obelisco. Así se manifestó el director de Patrimonio del Gobierno de Canarias, Miguel Ángel Clavijo y la Asociación Tertulia del 25 de julio.