positivando

¿Felicidad versus trabajo?

Me parece interesante observar como cada año con la vuelta al trabajo después de ese tiempo vacacional de desconexión o de conexión con nosotros mismos y nuestro mundo que en muchas ocasiones pasamos a un segundo plano por las obligaciones laborales, familiares, etcétera. Las personas nos planteemos, cada vez con más inquietud, la necesidad de ser felices en el trabajo, o de encontrar aquellas herramientas o estrategias que nos ayuden a potenciar entornos laborales más satisfactorios y generadores de bienestar. Sin duda alguna es muy cierto que los objetivos personales deben de entrelazarse con los profesionales, con el desarrollo de metas y planes de vida. Es importante conocer que los estudios plantean que si existe una meta en cada uno de nosotros es ser feliz con mayúsculas, yo lo observo con la gente que acude a consulta o pide asesoramiento, o convive conmigo. En ocasiones lo llamamos cambio, propósitos, o incluso pretendemos lograr una mayor armonía en nuestras relaciones familiares, de amistad.

El trabajo juega en nuestras vidas un papel significativo, ya que cada vez dedicamos más tiempo y esfuerzos para conseguirlo y cuando lo conseguimos los objetivos laborales son cada vez más costosos y requieren de más inversión personal. Por ello es necesario que nos replanteemos la vuelta al trabajo como un elemento enriquecedor, ya sea por el incentivo económico, que en muchas ocasiones es escaso o simplemente me termino acostumbrando a él, o por que entiendo que debo de descubrir aquellas potencialidades y fortalezas que potencien mi bienestar.
Avanzamos por una espiral que comienza por sentirnos felices e incluso eufóricos los primeros días, es la vivencia de la oportunidad de poder trabajar. Con el tiempo nos acostumbramos y comenzamos a pensar que no se nos valora lo suficiente, estamos entrando en lo que se denomina la adaptación hedonista. En este momento debemos de potenciar tanto nosotros como nuestra empresa aquellos elementos externos e internos que mejoren nuestra calidad de vida y nos ayuden a recuperar esas sensaciones. Desde el ejercicio físico, el potenciar elementos de conexión con las posibles tareas a realizar. Todo ello con un fin, enamorarme nuevamente de mi trabajo y disfrutar de él. Ya que las personas felices en entornos felices, trabajan mejor y aumentan su rendimiento y satisfacción.

*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva
@jriveroperez