sucesos

La hija de la fallecida por inanición en Santa Cruz denuncia irregularidades

La hija de la anciana que murió con signos de falta de higiene y solo 25 kilos de peso en una vivienda de Santa Cruz de Tenerife, en el barrio de Los Gladiolos, negó ayer que la maltrataran o dejaran morir de hambre.

“Ni hubo malos tratos, ni mi madre murió de hambre. La autopsia dice que murió por una insuficiencia cardiaca”, defendió ayer en Antena 3 TV Canarias Ana Romero.

Su hermano está en prisión provisional desde el pasado lunes y su cuñada está en libertad con cargos por un supuesto delito de homicidio por omisión. Ana Romero, que también está inculpada en el procedimiento judicial, reconoce que su madre llevaba dos meses “que apenas comía” y que por eso estaban pensando ingresarla en una residencia. Dice que la foto que se ha publicado de su madre, ya fallecida en la cama, no se corresponde con la realidad y que las manchas oscuras que muestra por varias partes del cuerpo son restos del betadine con el que curaban sus heridas.

La autopsia determinó que la causa última del fallecimiento era una insuficiencia respiratoria, si bien también detectó los 25 kilos de peso, las úlceras y las laceraciones.