sur

El ITER se reivindica como centro mundial del desarrollo sostenible

La producción del Instituto en 2014 alcanzó el equivalente al consumo de electricidad de más de 42.500 hogares. | ANDRÉS GUTIÉRREZ
La producción del Instituto en 2014 alcanzó el equivalente al consumo de electricidad de más de 42.500 hogares. | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Las bodas de plata del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) sirvieron ayer para proyectar la importante labor que ha desarrollado desde 1990 este centro pionero en la apuesta por las energías renovables. Quizá las palabras que mejor lo puedan resumir son las que expresó Jaime González Cejas, alcalde de Granadilla, municipio que alberga esta infraestructura: “Nadie sabe lo que se está haciendo aquí dentro. En este lugar hay mucha gente pensando en el futuro y en el mundo nos ven como un modelo”.

El expresidente del Cabildo, Ricardo Melchior, artífice de estas instalaciones, ejerció como maestro de ceremonia. Sus primeras palabras fueron de agradecimiento a su antecesor al frente de la Institución insular, Adán Martín, “por haberme permitido impulsar el proyecto, a pesar de que en 1990 no teníamos competencias en energía ni en investigación”. Melchior elogió el papel desempeñado por Wolfgang Palz, actual presidente del Consejo Mundial de Energías Renovables, también presente en el acto. “Fue la primera persona con la que nos reunimos en Europa y la que nos reconoció el esfuerzo que estábamos haciendo. Su aportación fue clave para seguir adelante con el proyecto”, afirmó.

ÚNICO EN EL MUNDO
En su discurso, Palz destacó los beneficios económicos que ha obtenido el Instituto a lo largo de un cuarto de siglo, “algo muy extraño en este tipo de entidades que suelen sobrevivir gracias a las subvenciones”. Valoró la visión de sus precursores al recordar que hace 25 años “prácticamente no existían las energías renovables”, por lo que definió su labor como un “reto, algo único en el mundo”. El máximo responsable del Consejo Mundial aplaudió la idea de aglutinar un laboratorio de investigación, tecnología y desarrollo sostenible. Además lanzó una advertencia global: “Necesitamos estabilizar el clima, de lo contrario estaremos ante una gran catástrofe”. A su juicio, la preocupante situación actual del planeta variaría “si China y Estados Unidos, que son los dos países más contaminantes, apuestan de verdad por las renovables y cumplen con los protocolos establecidos”. Elogió el papel de España y Alemania -su país- por ser pioneros en utilizar el viento y el sol como fuente de energía, aunque advirtió que España “debe empezar a mostrar un nuevo interés en su implicación en esta tecnología”.

Para el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, “el ITER se ha convertido en una referencia desde el punto de vista de la cualificación y la formación” y resaltó como puntos fundamentales en su desarrollo la conectividad y la energía. Alonso agradeció la confianza que depositaron quienes confiaron hace 25 años en este proyecto, entre los que citó “la antigua Caja de Ahorros de Canarias, el Instituto Tecnológico de Canarias, la Universidad de La Laguna y pequeños y grandes empresarios”. Por último anunció que propondrá al consejo de administración el nombramiento de Melchior como presidente de honor de la Institución.

Un experto alerta: ”No estabilizar el clima nos conducirá a una gran catástrofe”

Al acto también asistió el director de la Agencia de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, Manuel Miranda, que expresó voluntad del Gobierno de Canarias de “extender el ejemplo del ITER al resto de las Islas para reforzar los conceptos de una comunidad sostenible, inteligente e integradora”.

Manuel Cendagorta, director del centro y primer empleado, repasó a través de una proyección audiovisual la evolución del ITER desde sus comienzos. En ese recorrido recordó que entre 2007 y 2008, justo en la antesala de la crisis, el Instituto alcanzó sus mejores cifras, tanto de facturación (130 millones anuales) como en número de empleados (350). Actualmente, y a raíz del descenso de la actividad fotovoltaica, el volumen de negocio ha descendido hasta los 25 millones y la cantidad de trabajadores se ha reducido a 200.

Tras la explicación gráfica y los discursos, que tuvieron como marco la sala de conferencias del Centro de Visitantes, la finalización del acto se trasladó al exterior con el descubrimiento de una placa conmemorativa por parte de las autoridades que conforman la presidencia y la plantación de 25 olivos por parte de un grupo de niños. Finalmente se ofreció a los asistentes, entre los que había varios alcaldes de la comarca sur, una visita guiada a las instalaciones.

Ricardo Melchior, en un momento de su intervención. | ANDRÉS GUTIÉRREZ
Ricardo Melchior, en un momento de su intervención. | ANDRÉS GUTIÉRREZ
Un referente de la energía renovable
Desde su creación el ITER ha participado en diferentes programas europeos y ha desarrollado más de 200 proyectos internacionales de innovación y desarrollo. Ha asesorado a la Comisión Europea, a la Agencia Española de Cooperación y al Cabildo de Tenerife. En 1990 inauguró la primera plataforma eólica destinada a estudiar el rendimiento de distintos aerogeneradores. Desde entonces se han instalado 13 megavatios de energía eólica y 41 megavatios de fotovoltaica, siendo el 35% del total de potencia instalada de origen renovable en la isla de Tenerife. En 2014 su producción se equiparó al consumo de electricidad de 42.574 hogares (108.000 personas) y evitó la emisión a la atmósfera de 50.000 toneladas de CO2. Sus instalaciones ocupan 400.000 metros cuadrados. La urbanización de casas bioclimáticas y el paseo tecnológico reciben anualmente a 10.000 visitantes.