nacional

“Los partidarios de la ruptura no tienen el apoyo de la sociedad”

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, aseguró ayer lunes que en las elecciones catalanas se ha constatado “una vez más que Cataluña es muy plural” y recalcó que los resultados evidencian que los “partidarios de la ruptura” no tienen ni el apoyo de la ley ni el respaldo de la mayoría de la sociedad catalana. Después de trasladar un “mensaje de tranquilidad” a todos los españoles, llama al nuevo Gobierno catalán a “superar las fracturas” y le ofrece “lealtad” y “colaboración” dentro de la ley.
En una breve comparecencia en el Palacio de la Moncloa, tras la que admitió solo dos preguntas de la prensa, Rajoy explicó que el 27 de septiembre se celebraron unas elecciones autonómicas aunque “algunos pretendieron darle un carácter plebiscitario” e iniciar con ellas un proceso de separación de Cataluña del resto de España.
“Hoy sabemos que eso, que no era posible legalmente y no lo es, tampoco ha obtenido el apoyo en las urnas. No llegan a cuatro de cada diez catalanes los que han apostado por un programa rupturista. Ésta es la realidad de los hechos”, afirmó rotundo el jefe del Ejecutivo. En este sentido, el presidente del Gobierno trasladó tanto a los catalanes como al resto de españoles “un mensaje de tranquilidad” porque, según recalcó, los partidarios de la ruptura “nunca tuvieron el respaldo de la ley” pero ahora saben además que “tampoco tienen el apoyo de la mayoría de la sociedad catalana”. Tras asegurar que Cataluña demostró “una vez más su pluralidad política”, Rajoy felicitó a sus ciudadanos por la alta participación en estos comicios. A su entender, manifestó “madurez y responsabilidad democrática ante la magnitud del reto al que se les convocaba por el Gobierno de la Generalitat”.

A renglón seguido, el presidente del Gobierno quiso dejar claro que lo que comienza ahora en Cataluña es “una nueva legislatura autonómica” y, por lo tanto, las fuerzas políticas que lograron representación tienen que elegir un nuevo Gobierno de la Generalitat, cuya misión debe ser “trabajar para todos los catalanes”, atendiendo a sus necesidades reales y resolviendo sus problemas para lograr un mayor bienestar económico y social.

Rajoy llamó al nuevo Ejecutivo catalán a “gobernar para todos los catalanes, a superar la fractura, la tensión y los enfrentamientos que han marcado estos últimos años”, así como a “sustituir el monólogo y la imposición unilateral por el diálogo constructivo y leal”. Es más, le invitó a devolver a Cataluña a la senda de la “convivencia normalizada, la pluralidad, la libertad y el respeto a las leyes”.

Se trata, prosiguió, de gobernar teniendo en cuenta el interés general de todos los catalanes y no solo de una parte de ellos. “En esa tarea el Gobierno de la Generalitat va a encontrar toda la colaboración de mi Gobierno, siempre dentro de la ley y desde el máximo respeto institucional”, manifestó.