Granadilla

El Médano, primera escala de la vuelta al mundo

Bahía de La Tejita, donde fondeó Fernando de Magallanes al mando de cinco naos. / DA
Bahía de La Tejita, donde fondeó Fernando de Magallanes al mando de cinco naos. / DA

La bahía de La Tejita, en El Médano, fue la primera parada de la histórica expedición en su aventura que les llevaría a resolver el enigma sobre los límites del mundo. Las naves tardaron seis días en llegar desde Sanlúcar de Barrameda a las Islas. Fondearon inicialmente en un puerto indeterminado (posiblemente Santa Cruz) donde repostaron carne, agua y leña. A continuación se dirigieron frente a la costa del actual municipio de Granadilla, tal como se desprende del relato de uno de los marinos que sobrevivieron, el geógrafo y explorador italiano Antonio Pigafetta, cronista oficial del viaje: “El 26 de septiembre llegamos a una de las Islas Canarias, llamada Tenerife. Escalamos ahí tres días en un sitio adecuado para procurarnos agua y leña. Enseguida encontramos un puerto, llamado Monte Rosso (Montaña Roja), donde pasamos dos días…”.

En la Guía Histórica sobre la escala de Magallanes y Elcano en Tenerife, obra de Sergio Afonso Díaz, se aportan varios documentos que indican que cuatro tripulantes pudieron ser “tomados” en Tenerife. Las investigaciones apuntan, aunque sin plena confirmación, que las cuatro personas habrían completado la vuelta al mundo.

El 3 de octubre, a medianoche, la expedición partía desde la bahía de La Tejita hacia el interior del océano. Meses después arribaba a su siguiente parada: el Cabo de San Agustín, en las costas de Brasil.
Granadilla de Abona forma parte de la Red Mundial de Ciudades Magallánicas. La integración se produjo en un encuentro celebrado el 6 de octubre de 2014 en Sabrosa (Portugal), ciudad natal de Fernando de Magallanes. Con la localidad sureña son 24 los territorios en los cinco continentes que forman parte de la ruta Magallanes-Elcano.

La denominación Costa Magallanes abarcará los 16 kilómetros de litoral del municipio y busca reforzar la marca turística de Granadilla de Abona en el exterior. El Ayuntamiento pretende estrenar la nueva seña de identidad en la próxima edición de Fitur, prevista para enero de 2016.

A FAVOR Y EN CONTRA
Costa Magallanes, como nueva denominación, no deja indiferente a los residentes y visitantes de esta zona del litoral sureño. Las opiniones están muy divididas entre los que están a favor y en contra. Unos consideran acertado resaltar el guiño que le hizo la historia al municipio en el siglo XVI “porque se gana prestigio y nos coloca en el mapa del mundo, más allá de las Islas”, admiten varios residentes.

También valoran las posibilidades que esta iniciativa ofrece a la hora de obtener una mayor rentabilidad económica. Por el contrario, hay quienes temen que el nombre puede ser el primer paso de una estrategia para atraer más turismo a esta localidad, “lo cual no sería bueno porque perdería su encanto”, confiesan algunos vecinos y veraneantes. Entre las opiniones contrarias están los que proponen un nombre con mayor arraigo local o más identificativo del lugar, como Costa Médano o Costa del Viento. Tampoco parecen coincidir en la valoración los representantes del sector turístico.

Un viaje alrededor de la Tierra de 783 días
La expedición al mando del explorador portugués Fernando de Magallanes estaba compuesta por 234 tripulantes, distribuidos en cinco naves. Zarpó de Sevilla el 10 de agosto de 1519, descendiendo por el Guadalquivir hasta Sanlúcar de Barrameda. En esta localidad gaditana permaneció 41 día (Cádiz) antes de partir el 20 de septiembre. En la mente de los organizadores del viaje no estaba dar la vuelta al mundo, sino navegar hasta las Islas de Las Especias (Islas Molucas) con la intención de abrir una ruta comercial con España. En mitad de la travesía, en la isla de Mactán (Filipinas), el navegante luso encontró la muerte en un enfrentamiento con los indígenas. La tripulación eligió entonces a Juan Sebastián Elcano como nuevo capitán y éste decidió no volver por la misma ruta, ante la amenaza de ser apresados por los portugueses. Su decisión de seguir hacia el oeste, sin haber navegado nunca por esos mares, le permitió pasar a la historia como el marino que lideró la primera expedición que completó una vuelta al globo terráqueo. De las cinco naves solo llegó una, La Victoria, al punto de partida. Lo hizo el 6 de septiembre de 1522 a Sanlúcar de Barrameda, y dos días después, el 8, a Sevilla, tres años después del inicio de la travesía. A bordo, 18 supervivientes.
LA NUEVA MARCA COSTA MAGALLANES GENERA DEBATE
María Luz Fernández (Concejal de Turismo de Granadilla): “Estamos creando un producto turístico que englobe un abanico amplio de acciones que incluyan cultura, educación, deporte, historia… El objetivo es darle unidad a ese conjunto de actividades. Una vez que hemos ingresado oficialmente en la red de ciudades magallánicas, entendemos que tenemos mucho que ofertar. Aunque no contamos con una gran planta hotelera, sí tenemos mucho turismo de calidad. No queremos convertirnos en un lugar de masiva presencia de visitantes”.

Alberto Bernabé (Consejero de Turismo del Cabildo de Tenerife): “Desde el Cabildo priorizamos con éxito la promoción de la Isla como destino. La marca más potente es Tenerife. La mejor estrategia es la marca única y no fragmentar la marca destino. Los municipios deben trabajar su producto turístico, pero no su promoción. Mejorar y diversificar el producto supone que tengamos un turismo mejor en cuanto a gasto y actividades. Granadilla ya es internacionalmente reconocido por ser un destino de mar: surf, kitesurf, padelsurf, windsurf…”.

Jorge Marichal (Presidente de Ashotel): “Todo lo que sea diferenciarse es una buena iniciativa. Costa Magallanes puede ser un punto de partida de un nuevo espacio de turismo de Tenerife. Pero no sólo con el cambio de nombre, sino también a nivel de promoción e infraestructuras. El Médano es un destino de calidad, aunque no cuente con una gran planta de hoteles. La apuesta por la naturaleza, el mar y el viento les ha salido bien, porque el turista es muy fiel a este lugar. Diferenciarse y especializarse nos parece positivo”.