la laguna

Montesinos: “Ha habido intereses para que no abriera el mercado”

“Aquí ha habido intereses para que yo no abriera el mercado”. Así respondió ayer Pablo Montesinos, promotor del mercado de San Pablo, que cerró sus puertas el pasado abril, a la reciente sentencia judicial que le obliga a desalojar el inmueble y a abonar a sus propietarios, la familia Borrella, 282.000 euros por alquiler. Denunció, además, que los dueños de la casona “se quieren quedar con todo el mercado” y que luchará por que “el activo sea para pagar a los acreedores”.

“Yo no entiendo que la sentencia, donde hay un preconcurso, que se presentó antes de la notificación del desahucio, y un concurso de acreedores, ponga que el desahucio va por un lado y el concurso por otro, cuando el activo está dentro del mercado y es para pagar a los acreedores. La sentencia no ha tenido en cuenta el concurso, que cuando se presenta para el desahucio”, criticó el empresario.

Este es el final de un mercado gourmet al que, según afirmó Montesinos, le han puesto “trabas” desde el principio. “Teniendo todo en contra porque el sector de la restauración de La Laguna incluso recogió firmas y se reunió con Fernando Clavijo [alcalde en aquel entonces] para exigirle que pusiera todas las pegas para que yo no abriese el mercado -sostuvo-. Aquí hay unos intereses, tanto por el sector empresarial como por el Ayuntamiento, para que el que lo abriese fuese un empresario que a ellos les interesara”.

El mercado de San Pablo cerró sus puertas el pasado abril. | J. G.
El mercado de San Pablo cerró sus puertas el pasado abril. | J. G.

La recova abrió sus puertas a finales de octubre del pasado 2014 y, según explicó Montesinos, funcionó muy bien hasta enero, cuando los ingresos bajaron por el mal tiempo. “Eso lo quería compensar negociando con los touroperadores, pero al contactar con ellos muchos nos decían que es que se iba a cerrar el mercado, y no se pudo lograr acuerdo con nadie”, afirmó. Además, denunció que los operadores de los puestos del mercado dejaron de pagarle alquileres, agua y luz “por intereses”. “Borrella incluso fue a hablar con ellos y les decía que no se preocuparan que ‘si Pablo no podía llevar esto lo iba a llevar yo’ porque él ya da por hecho que se queda con el mercado. Y los operarios por supuesto que querían eso porque les iba a rebajar el alquiler”, señaló.

Al final, la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento ordenó el pasado abril la paralización de la actividad hasta que se subsanaran una serie de deficiencias que, según el empresario, no existían y que argumentó en una serie de alegaciones. Según Montesinos, “la jugada” que hay detrás es que “los propietarios del inmueble se quieren quedar con todo el mercado”, porque, incluso, “he tenido un inversor canario que se reunió con Borrella y quedamos en un acuerdo de que si él entraba el dinero que me diera sería para sanear el mercado y que el proyecto saliera adelante. El único requisito era bajar el alquiler y la familia Borrella no aceptó eso porque se quieren quedar con el mercado”.

El empresario afirmó que va a luchar por que el activo, valorado en 1.875.000 euros, “sea para pagar a los acreedores”. “Si Borrella cree que se va a quedar con todo el activo del mercado está muy equivocado, porque hay un concurso de acreedores, y ese es el activo que hay para pagar a los acreedores”, sostuvo.

Desestimación
Pablo Montesinos destacó que el juzgado ha desestimado la querella que le puso uno de sus socios por falsificación de documentos públicos, documento mercantil, de contabilidad y apropiación indebida. “Y el juez lo ha desestimado todo -enfatizó-. Yo le pedí que declarara toda la gente que trabajó en la administración y el gerente para que vieran que yo jamás he cogido un duro. Y es mentira que me hayan pedido 15 años de cárcel”. A esto añadió que el juzgado también ha desestimado la demanda presentada por una de las operadoras que contaba con dos puestos en la Recova, quien “me ha dilapidado desde antes de abrir hasta después y le gané la sentencia”, apuntó el empresario.