economía

La OCU avala las reivindicaciones de las viviendas vacacionales

La Asociación Canaria del Alquiler Vacacional (ASCAV) continúa su batalla contra el decreto que regula esta actividad en las Islas con el objetivo de conseguir que el actual Gobierno revise dicho documento. Para ello, los empresarios se reunieron ayer con la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a los que informó de las “importantísimas” limitaciones y exclusiones que el Gobierno Canario “impone” a los propietarios de viviendas vacacionales al excluirlos, “sin justificación alguna” de las zonas turísticas y al “prohibir” expresamente el Bed&Breakfast o alquiler por habitaciones en el Archipiélago.

Según la presidenta de la Asociación, Doris Borrego, “la sintonía ha sido total, ya que la OCU también defiende el derecho de cualquier propietario en poner en valor su propiedad poniéndola en alquiler con fines turísticos. Igualmente”, prosiguió, “se pronunciaron a favor del derecho de todo usuario a elegir el tipo de alojamiento que desea para sus vacaciones”.
Los representantes de la Organización manifestaron, además, que acudirán como ponentes al II Foro del Alquiler Vacacional de Canarias que se celebrará a finales del próximo mes de octubre de 2015.

Previamente a la reunión de los consumidores, la presidenta de ASCAV, y el abogado de la misma, Javier Valentín, mantuvieron también un encuentro con los representantes de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) a los que hicieron llegar de primera mano los motivos por los que el decreto que regula las viviendas vacacionales en Canarias supone una absoluta “vulneración a la libre competencia” toda vez que, insistió, “excluye a las zonas turísticas y el Bed & Breakfast”, entre otras cuestiones.

Según informó la asociación, los miembros de la Comisión manifestaron que se trata de un “asunto importante” y que comprenden la difícil situación por la que atraviesa Canarias. En este sentido, la CNMC concluyó que “no se pueden establecer barreras de entrada injustificadas a este nuevo tipo de alojamiento turístico y que existen argumentos de peso para retirar las restricciones impuestas por el decreto canario”.

Cabe recordar que el decreto de la polémica que regula esta actividad, fue aprobado por el Gobierno de Paulino Rivero días antes de las elecciones autonómicas y con las críticas de los propietarios ya que la mayoría de las viviendas se quedan fuera al limitar el uso del alquiler vacacional a las propiedades fuera de las zonas turísticas.