LA ESPERANZA

Pasión por la linotipia

Manuel Pérez Medina y su hija Noelia posan en su imprenta. / A. GUTIÉRREZ
Manuel Pérez Medina y su hija Noelia posan en su imprenta. / A. GUTIÉRREZ

Los dedos de sus manos eran como aspas de un helicóptero. El chibalete de la imprenta tenía muchos tipos de letras. El componedor de mano era su herramienta más preciada, como buen cajista profesional que fue. Sus manos olían a tinta; era entonces un niño que comenzó a trabajar desde una edad muy temprana en la Imprenta Santa Mónica, del recordado Juan Flores, y en Ideas Ella,s de Luis Yuste. Manuel Pérez Medina, aunque nació en Gran Canaria, es hijo adoptivo de la isla de Tenerife. Su infancia no fue nada fácil. Supo adaptarse a los tiempos de la dictadura franquista. Fue un niño que se adelantó a su propio tiempo, a su propia vida, y desarrollar su pasión por las artes gráficas.

Desde el principio, el ser humano ha sentido la necesidad de comunicarse con los demás. El lenguaje ha sido el primer paso. Posteriormente ha necesitado plasmar sus sonidos e imágenes sobre diferentes soportes, ya fuera madera, piedra o madera. Sin duda, la imprenta ha hecho que todo el conocimiento pueda llegar a cualquier parte y persona, ya que, no sólo resulta más barato, sino que permite copiar un original de hoy, de nuestro pasado, incluso muy antiguo, y de cualquier temática.
Desde 1979

La pasión de Manuel Pérez Medina por la imprenta le llevó a ser perseverante y disciplinado. En 1979 decide hacer su propio proyecto empresarial; encargando maquinarias compuesta por dos Minervas Grafopress; una guillotina Pacar-82, cosedora de alambre Bardolet, perforadora y máquinas para colocar lomos en talonarios. Antes de finalizar 1979, decide incluir una máquina offset Dominan-74, estableciéndose en La Esperanza. Ni que decir tiene que este niño, hoy una persona adulta, que comenzó de la nada, se convirtió en un constante progreso en el mundo de las artes gráficas. Adquirió otra máquina moderna offset de marca Dominant-515; novedosa entonces en Tenerife. Manuel se muestra emocionado al recordar cómo se inició en este maravilloso mundo de la imprenta artesanal y lo que le costó montar su propia empresa. En 1980 denomina a su empresa con varios nombres, como Gráficas La Esperanza o Formularios La Esperanza. Actualmente se denomina La Esperanza Impresores y es una empresa vanguardista, dotada de los últimos avances tecnológicos. Todo comienzo es difícil y complejo, especialmente cuando se trata de crear un proyecto profesional. Para ello, Manuel Pérez Medina contó con el apoyo del gran amor de su vida, su mujer, María Dolores Alberto de la Rosa (q. e.p.d.). Ella fue todo para este gran hombre y para sus hijos. Por si fuera poco, la empresa da trabajo a muchas familias de Tenerife, lo que convierte a sus responsables personas de gran corazón y sensibilidad con los sentimientos de nuestra tierra.

En la actualidad, Manuel Pérez Medina, tras un largo camino laboral, realiza las funciones de director gerente de la empresa, dejando paso a una nueva generación familiar: sus hijos Noelia, Natalia y Manuel. Ellos se sienten orgullosos de sus padres maravillosos, aunque ya su madre no está aquí. Les dejó un día muy significativo y especial. María Dolores fue una verdadera baluarte: perseverante, disciplinada y excelente profesional.

Uno de las grandes aficiones de Manuel Pérez es la música. ha grabado varios CD en un estudio profesional con canciones de Nicola di Bari, Luis Miguel, Julio Iglesias, etc. Músicas que calman sus recuerdos y le devuelven unas sonrisas de paz espiritual.

Pérez Medina ha ampliado la superficie de su nave, en la que disponía de 1.100 metros, con la adquisición de otra nave adyacente que le permite tener unos 2.500 metros cuadrados más de superficie. Este nuevo proyecto de ampliación le permite incorporar a La Esperanza Impresores, o Gráficas La Esperanza, nueva maquinaria tecnológica y adaptar así su empresa a las exigencias del mercado actual, Además, le permitirá crear ocho nuevos puestos de trabajo y seguir manteniendo y desarrollando su pasión por las artes gráficas.