SUCESOS

Piden 13 años al que abrasó a su pareja con un cóctel molotov

p398347bfot
Día clave hoy en el juicio por la violenta muerte del doctor

Tras una segunda jornada protagonizada por las declaraciones de peritos y policías, hoy se reanuda el juicio que, presidido por un tribunal de jurado popular, se sigue en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife por la violenta muerte de un conocido traumatólogo que tuvo lugar en octubre de 2013. Los agentes confirmaron que sus pesquisas condujeron en pocos días al arresto del ahora acusado de homicidio, en cuyo poder se hallaron objetos propiedad de la víctima, con quien mantenía una relación sentimental. La presencia de los forenses se antoja hoy como clave para el proceso. / SERGIO MÉNDEZ


El acusado por intentar asesinar a su pareja sentimental, un hombre de 70 años, reconoció ayer en el juicio que se sigue por los hechos acaecidos en una trágica mañana de abril del año pasado los hechos, si bien alegó que se encontraba enajenado, circunstancia que motivó a su abogado defensor a pedir la libre absolución del mismo. Tal calificación de los hechos no es compartida, claro está, por la Fiscalía y las dos acusaciones particulares personadas en el proceso, que coinciden en pedir una pena de 13 años de prisión para el anciano, ingresado en Tenerife II desde que tuvo lugar el brutal ataque.

Esta vista oral, que arrancó ayer y que se espera que quede vista para sentencia hoy, ya queda marcada por el estremecedor relato que de los hechos hizo la hija de la principal víctima e hijastra del acusado, ya que contó cómo tuvo que apagar las llamas que habían prendido en la espalda de de su madre tras caerle encima un cóctel molotov de los varios lanzados contra la cocina del bar de Tacoronte que entonces regentaban.

Hay que tener que la madre aún se recupera de las graves quemaduras sufridas entonces en este terrible caso de violencia de género, mientras que la hija también sufrió quemaduras. Ambas optaron ayer por prestar testimonio tras un biombo para no tener que ver de nuevo a su agresor. También fue ayer cuando los efectivos de la Guardia Civil intervinientes, adscritos a la Policía Judicial y al Puesto de Tacoronte, describieron el escenario dantesco en que se convirtió el bar y sus pesquisas para el rápido arresto del sospechoso, hallado en El Rosario tras huir del lugar en su coche. En su poder se encontraron más botellas rellenas de gasolina.