Plenilunio ‘resucita’ el Palacio de Carta

El Palacio de Carta, importante edificio del siglo XVIII, fue declarado Monumento Nacional en el año 1947. / SERGIO MÉNDEZ
El Palacio de Carta, importante edificio del siglo XVIII, fue declarado Monumento Nacional en el año 1947. / SERGIO MÉNDEZ

El Palacio de Carta, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1947, será uno de los platos principales de la larga lista de actividades y eventos programados para la edición de este año de Plenilunio, que tendrá lugar el próximo sábado 26 de septiembre en la capital tinerfeña. El Ayuntamiento de Santa Cruz abrirá al público las puertas de este histórico inmueble, por tercera vez en los últimos seis años, después de que recientemente el Gobierno canario cediera su uso al Consistorio.
En concreto, el próximo día 26 se celebrarán visitas guiadas gratuitas al patio central de este edificio, entre las 12.00 y las 00.00 horas, en las que informadores turísticos realizarán una breve narración de su historia. Asimismo, también acogerá cinco recreaciones históricas de relevos de guardia de soldados que prestaban servicio en el desaparecido Castillo de San Cristóbal y que estarán ataviados con los trajes del siglo XVIII, según detalló el concejal de Planificación Económica, Alfonso Cabello. Las recreaciones tendrán lugar a las 12.00, 18.00, 20.00, 22.00 y 00.00 horas.

Sin embargo, los visitantes no podrán acceder a las plantas superiores del edificio, que requieren de un estudio previo sobre su estado de conservación y seguridad antes de ser accesibles al público.

El edil destacó que Plenilunio “supone una oportunidad para que vecinos y visitantes que se acerquen a la capital tinerfeña, en la jornada del sábado 26 de septiembre, descubran y conozcan los secretos de un inmueble emblemático para la ciudad”.

Cabe recordar que a comienzos de mes se acordó que el Gobierno de Canarias asumirá la redacción del proyecto de rehabilitación del inmueble. El objetivo del Ayuntamiento es poner el palacio a disposición de vecinos y visitantes a la mayor brevedad posible, si bien antes habrá que acometer trabajos de acondicionamiento. Mientras tanto, se está estudiando con expertos y las administraciones implicadas los posibles usos de esta instalación que estarán enfocados a la divulgación histórica, cultural o histórica del municipio.

En este sentido, Alfonso Cabello concretó que la idea principal es que en la planta baja del patio se ubiquen unas oficinas de información turística, ya que se trata del “lugar ideal para atender a los visitantes”. Es probable que el inmueble albergue también un centro de interpretación de la historia de Santa Cruz y, debido a sus grandes dimensiones, se está estudia la posibilidad de que el resto de espacios se ocupen con el Archivo Histórico de la ciudad u otras dependencias municipales, entre otras opciones.

Fachada de cantería

Regio en su fachada y confortable en su interior, el palacio esconde tras sus imponentes muros de piedra una parte importante de los hechos que han ido configurando la idiosincrasia de la ciudad, como lo demuestra el hecho de que naciese para ser la residencia de una de las familias más importantes de la capital para, más tarde, convertirse en la vivienda de varios capitanes generales de Canarias e incluso sede del Gobierno Civil.

Su particular estilo, los materiales nobles con los que fue construido, los escogidos detalles de su diseño y el hecho de ser una de las escasas muestras que se conservan de fachadas canarias cubiertas por cantería, hizo que su declaración como BIC se produjera en 1947, convirtiéndose así en el primero de la capital tinerfeña. El Palacio de Carta es uno de los mejores inmuebles de estilo barroco y tradición mudéjar que hoy perduran.

Una casa con mucha historia

El Palacio de Carta fue ordenado a construir por el capitán Matías Rodríguez Carta en 1721 con el objetivo de convertirlo en la residencia familiar. Cabe recordar que la familia Carta fue una de las más influyentes en los ámbitos económico y social del Santa Cruz del siglo XVIII, aspecto que se refleja, por ejemplo, en la construcción de otra casa junto al templo de la Concepción, en la plaza de la Iglesia y la propiedad de diversas edificaciones, además del destacado papel que tuvieron como mecenas de la parroquia de la Concepción. Los expertos apuntan a que es posible que en su construcción participara el ingeniero militar Francisco de la Pierre, que había llegado a Tenerife para la construcción del muelle de la capital. A partir de 1853 y hasta marzo de 1881, el palacio fue alquilado para albergar la sede de la Capitanía General de Canarias y la residencia del capitán general. Allí vivió Valeriano Weyler y Nicolau tras haber recibido su nombramiento como capitán general de Canarias. Tras esta etapa se ubicó en su interior el Gobierno Civil, y más tarde, en 1952, el inmueble fue adquirido por el Banco Español de Crédito. Durante la década de los 40 el Palacio de Carta se encontraba en una situación de total abandono que amenazaba gravemente su conservación hasta el punto de que el por entonces rector de la Universidad de La Laguna, Elías Serra Rafols, propició la declaración del edificio como Monumento Nacional, el 7 de marzo de 1947, convirtiéndose así en el primer Bien de Interés Cultural de Santa Cruz y en uno de los primeros de Canarias. Esta medida se justificó entonces por el hecho de que, junto al monumento de mármol a la Virgen de la Candelaria, el palacio es el único vestigio que pervive de entre los que configuraban la antigua plaza de la Pila, hoy de La Candelaria, tras la gran transformación sufrida por la arquitectura de la capital tinerfeña desde las últimas décadas del siglo XIX y, sobre todo, durante todo el siglo siguiente. Asimismo, se pensó en que con esta catalogación el edificio quedaría protegido y se garantizaría su conservación, así como el uso público para el disfrute de los chicharreros.

El Gobierno prevé que el patio esté acondicionado en 2016

El Gobierno de Canarias trabaja en estos momentos en la redacción del proyecto de rehabilitación del Palacio de Carta. Según explicó el director general de Patrimonio Cultural, Miguel Clavijo, la previsión es que el próximo mes de diciembre se finalice ya con su redacción para que “en enero podamos tener ya un documento de trabajo para empezar a ver las fases” de las obras. “Soy optimista y creo que a lo largo del año que viene ya se podrán ver resultados -añadió-. Creo que la primera fase, el patio, puede estar resuelta el año que viene, aunque aún estamos en la elaboración del proyecto y viendo el presupuesto, pero el Gobierno tiene previsto dejar una partida”. Clavijo destacó la importancia “fundamental” de este inmueble para el municipio y para la Isla. “Estamos muy ilusionados con poner en marcha el Palacio de Carta porque es el inicio del camino que vamos a continuar con otros inmuebles”, apuntó el presidente, poniendo como ejemplo varias edificaciones de patrimonio militar “que han tenido mucha importancia en la historia de Santa Cruz y que ahora pretendemos registrar e inventariar, para luego restaurar y poner en uso, porque si no se hace así no van a ser reconocidos por los ciudadanos”. El director general enfatizó que uno de los objetivos a corto y medio plazo del Gobierno de Canarias es “poner en valor los inmuebles más importantes y emblemáticos de los distintos municipios del Archipiélago”.