churchill

El PP y su boda gay

Sea verdad o no que en la cúpula del PP se ha discutido sobre la conveniencia de que Mariano Rajoy acuda a la inminente boda del vicesecretario de Acción Social de su partido, Javier Maroto, lo cierto es que una vez más el PP se enfrenta a su sector más conservador, que tantos disgustos le ha dado y, visto lo visto, le dará. Desde que se llamaban Alianza Popular ya cometían este tipo de errores oponiéndose a la ley del divorcio. Lo mismo les pasa con temas como el aborto o las bodas entre homosexuales: se resisten a la evolución natural (sí, natural) de una sociedad democrática que amplía su horizonte de derechos. ¿Cómo va a ir Rajoy a la boda de Maroto si su partido recurrió este tipo de prácticas ante el Constitucional? Es más ¿Cómo es posible que el vicesecretario de Acción Social del PP pretenda celebrar un matrimonio homosexual? La respuesta es simple: porque no se pueden poner puertas al campo, ni negarle a la gente los derechos que, legítimamente, reclama en pos de una sociedad mejor y más justa.