CHURCHILL

Prestige: un ejemplo de lo que no es justo

Prestige: un ejemplo de lo que no es justo

El Prestige se sigue hundiendo, pero en vez de hacerlo en el Atlántico lo hace ahora en las procelosas aguas de la Justicia española. Casi trece años después de que el entonces ministro Mariano Rajoy describiera como hilillos el fuel que se escapa irremisiblemente de los tanques de aquel petrolero monocasco rumbo al litoral gallego, el Tribunal Supremo sigue sin dictar sentencia sobre esta catástrofe. Para mayor abundamiento en la desazón pública, la primera instancia absolvió a los que se consideraban principales responsables de la tragedia, algo que la Fiscalía del TS busca ahora remediar. Qué tarde ya…

En España las catástrofes son por partida doble

Desde el accidente del Spanair al del metro valenciano pasando por este del Prestige, lo cierto es que en España las catástrofes son por partida doble: la propia y la que corresponde a la insatisfacción que causa en las víctimas la respuesta de las administraciones. Tremendo.