nombre y apellido

Primitivo Jerónimo

Frente a la vieja, amortizada, aburrida y pretenciosa costumbre de los museos enciclopedistas que, más allá de los ámbitos metropolitanos y estatales , acaban por lo general como proyectos cortos y realidades difusas, incluso provincianas, existen alternativas especializadas, ensayadas inicialmente en Centroeuropa y extendidas por utilidad y sensatez por todo el mundo. En La Palma existen muestras de los dos modelos, de titularidad pública, que sirven para probar el contraste entre ambos; es decir, con verdad y con respeto, la irrelevancia de los propósitos generalistas por más entusiastas que sean y la meritoria didáctica de las instalaciones singulares. Los dignos fondos del Museo de San Francisco, algunos de extraordinaria categoría, permitirían una inteligente y audaz sectorialización que pondría en valor secciones concretas de pintura de calidad frente al cojo recorrido generalista; pintura romántica, maestros isleños (Silva, González Méndez, Brandt, Toledo, González Suárez, Concepción , entre otros), romántica (con los depósitos nacionales traídos por Pedro Poggio) e incluso espacios cualificados de pintura antigua. El centro de nunca acabar y título pomposo -Museo de Arte Contemporáneo- es una iniciativa tan voluntariosa como prescindible en cuanto no cubre ningún objetivo estilístico, geográfico o temporal y se limitó a reunir, por generosas donaciones, obras sueltas de artistas de categoría diversa y, además, algún día se abrirá en un espacio insuficiente y equivocado. En sensu contrario, las dependencias del Real Santuario abiertas al público y las de próxima inauguración -Camarín y Salas Principales- revelan la solidez de un proyecto claro y eficaz, que marcará un antes y un después en el arte sacro en Canarias; y, desde luego, el Museo Benahoarita, en un interesante edificio de nueva planta y con quinientos metros cuadrados para exponer los restos de la cultura material de los antiguos palmeros; el rigor y la calidad de la instalación ha servido además para que muchos particulares, donaran piezas y colecciones arqueológicas para enriquecer las colecciones públicas. El consejero insular de Cultura, Primitivo Jerónimo recibió en fechas recientes objetos y restos humanos procedentes del yacimiento de El Espigón, en la Villa de Mazo, y nos manifestó que la entidad, promovida y sostenida por el Cabildo Insular, “no alienta otro objetivo que servir fielmente a la exhibición, en las mejores condiciones, del patrimonio de la cultura prehispánica que, en el caso de La Palma, es de una riqueza y complejidad extraordinarias”.