política

El PSOE de La Frontera hace una propuesta para retirar la censura

El Ayuntamiento de La Frontera se ha situado en el centro de la política canaria por una censura. | DA
El Ayuntamiento de La Frontera se ha situado en el centro de la política canaria por una censura. | DA

La moción de censura registrada en el Ayuntamiento de La Frontera es un caso de Expediente X. Lo que hace unas jornadas parecía imposible ahora es probable. Aunque ningún indicio anticipaba un giro en el rumbo indicado en la hoja de ruta “hacia la estabilidad”, el grupo municipal del PSOE debatía ayer si aceptaba retirar la iniciativa rubricada con UF para convertir en alcalde a Miguel Ángel Acosta en sustitución de Melissa Armas (AHI-CC). El propio candidato reveló a este periódico, mientras estaba reunido con sus dos compañeros, que se había hecho una “propuesta” a la ejecutiva regional. Estaba previsto que los tres concejales se trasladaran a Tenerife, pero eso “se desestimó de mutuo entendimiento”. Lo que no varía son las condiciones: “Entrar en el equipo de gobierno del Cabildo y en Valverde. Es lo que hay. O lo toman o lo dejan”.

Pese a su “disposición al diálogo”, los ediles socialistas no están dispuestos a firmar la rendición: “Vamos a intentar salvar los muebles y alcanzar algún tipo de acuerdo. Insistiremos hasta las 11.59 del sábado”. Al cierre de esta edición, ninguno de ellos había recibido la notificación oficial del procedimiento disciplinario iniciado por las instancias federales y del cual informó esta misma semana el secretario general del PSOE de Canarias, José Miguel Pérez, en una comparecencia ante los medios de comunicación. “Lo que nos ha llegado es un escrito en el que se nos recuerda la política de alianzas del partido y que solo valía pactar con AHI”, relató Miguel Ángel Acosta. “De sanciones y expulsiones, nada”.

Al líder del PSOE en El Hierro, Alpidio Armas, tampoco le constaba. Sí confirmó que días atrás habló con “gente” de la secretaría de Organización. “Me dijeron que a ver si se arreglaban las cosas y se podía retirar la moción”, declaró al DIARIO. “Si hay algo [sobre las expulsiones], ya nos dirán lo que sea y cómo se materializa. Yo no lo creo”.

El presidente de UF, el exalcalde Pedro Luis Casañas, se mostró convencido de que “esto seguirá adelante” y no puso en duda el valor de la palabra de sus socios. “Mi conciencia está tranquila”, remachó.