economía

El quebradero de los gastos

Imagen de un lineal de supermercado. | EUROPA PRESS
Imagen de un lineal de supermercado. | EUROPA PRESS

La capacidad adquisitiva de los canarios se ha visto muy reducida en los últimos años con la llegada de la crisis. Los familias han tenido que ir reduciendo gastos para poder llegar a fin de mes. La capacidad de ahorro que había en la época de las vacas flacas se ha extinguido de manera fulminante. De hecho, según un estudio del comparador Rastreator, un tercio de los canarios no consigue ahorrar absolutamente nada al mes porque su sueldo no le llega.

Sin embargo, a pesar de que la percepción de los ciudadanos es que la situación económica está mejorando, los isleños destinan solo un 14% de sus ingresos al ahorro, uno de los porcentajes más bajos del país.

Pero ¿dónde reducen gastos las familias canarias? Los primeros gastos que se eliminan suelen ser, según el mismo estudio, los productos financieros y seguros. En alimentación, por ejemplo, es donde los canarios menos reducen sus gastos. Es más, en el último año, avalado por la mejora de la situación económica, creció el 2%. Aún así, las familias canarias son de las que menos gastan en alimentación. Según un estudio realizado por AIS Group, el gasto total en alimentación de los hogares canarios el año pasado alcanzó los 3.907,09 euros por hogar, la segunda más baja del Estado por detrás de Extremadura con 3.624,56 euros. Aún así, los canarios incrementaron en el último año en 78,22 euros el gasto en alimentación, ya que en 2013 destinaron a la cesta de la compra 3.828,87 euros. Son las familias vascas y catalanas las que más destinan a alimentación con un importe de 4.620 y 4.525 euros respectivamente.

Considerando los gastos por tipos de productos, el informe destaca que casi una cuarta parte del presupuesto se va en carne, aunque el gasto medio en esta partido se ha reducido ligeramente en el último año. Frutas y verduras es el segundo tipo de alimento en el que se destina más dinero, un 3,4% menos que en 2013. El pan y los cereales son parte importante del presupuesto de alimentación de las familias españolas, que dedicaron a su compra unos 620 euros durante 2014. Muy lejos de estas cifras están productos como el aceite, los dulces y el alcohol, en los que los hogares invirtieron menos de 200 euros en el conjunto del año. El estudio concluye que la tendencia de los hogares ha sido la de reducir el gasto en todo tipo de alimentos.

Sin embargo, estos datos chocan con los datos publicados esta semana por la consultora Toluna para FoodSaver que revelaban que los hogares canarios desperdician más de 500 euros de comida al año. Comida que acaba en los contenedores de basura al no ser consumida a tiempo. Además, los españoles son los sextos de Europa que más alimentos desperdician, pese a que ellos mismos consideran que tiran poco y que aprovechan bastante bien las sobras. Así, el 81% de los canarios confiesa tirar habitualmente comida a la basura, frente al 17% que no tira nada. De esta forma, el dinero mensual que los canarios desperdician asciende a 40 euros y entre los alimentos, el pan y la fruta.

El terror de los ‘gastos hormigas’
Pero si los gastos en alimentación, telefonía o luz están más o menos controlados, a los que deben temer las familias son a los denominados gastos hormigas, aquellos pagos reiterados en determinados servicios que constituyen fijos de dinero evitables y que sumadas, son mucho dinero. Los mejores ejemplos de estos gastos son el café, cigarros, refrescos, propinas, llamadas innecesarias al móvil, etcétera. Al final, según un estudio de Fintonic, los españoles empleamos euros al año en gastos bancarios, 984 euros en telefonía e Internet. 1.911 euros en el coche, 1980 euros en el hogar, 1.932 euros en ocio y cultura, además de 2.270 en el carrito de la compra.

Como ejemplo, basta decir que el 60% de los españoles nunca se lleva el tupper al trabajo y come en bares o restaurantes con un gasto medio de 257 euros mensuales. Solo los gastos en alcohol, tabaco y cafés representan un gasto evitable de 5.300 euros al año para cada español. En cierta manera, es fácil que estos gastos pasen desapercibidos porque en realidad nos fijamos en los grandes desembolsos, como la hipoteca, el alquiler o la luz.

En este sentido, una de las grandes preocupaciones cada fin de verano es la vuelta al cole. Así, el 73% de los canarios les preocupa no poder hacer frente a la vuelta al cole. Este gasto supuso el año pasado una media de 670 euros por niño, una cifra que para 2015 se ha reducido y a penas sobrepasa los 500 euros. Este gasto se incrementa a 1.080 euros en el caso de los centros concertados y 1.530 para los matriculados en colegios privados, según la CECU.

Gastos del hogar
Alimentación. Las familias canarias gastaron en alimentación en 2014, 3.907,09 euros, 78,22 euros más que en 2013. Es la segunda región que destina menos dinero a alimentación, solo vencida por Extremadura que es la comunidad que menos destina a gastos alimentarios. Por contra, las familias vascas y catalanas son las que más dinero invierten en comida con 4.620 y 4.525 euros, respectivamente.

Hormiga. Los españoles emplean 544 euros al año en gastos bancarios (comisiones y trámites financieros), 984 euros en telefonía e Internet, 1.911 euros en el coche, 1.980 euros en el hogar, 1.932 en ocio y cultura y 2.270 en el carrito de la compra.

Extra. El 60% de los españoles nunca se lleva la comida al puesto de trabajo y come en bares y restaurantes, lo que supone un gasto medio de 257 euros mensuales. Los gastos en alcohol, tabaco y cafés representan un gasto evitable de 5.300 euros al año por español.

Ahorro. Un tercio de los canarios no consigue ahorrar ni un euro al mes. Los isleños destinan solo un 14% de sus ingresos al ahorro, uno de los porcentajes más bajos del país. Aun así, el 57% de los canarios realiza una planificación mensual de sus gastos e intenta tener un pequeño fondo para hacer frente a imprevistos.

Vuelta al cole. El 73% de los canarios con hijos menores de 18 años están preocupados por no poder hacer frente a los gastos derivados del inicio del curso escolar, especialmente a lo relacionado con los libros, material y uniformes. De hecho, el 10% de los canarios asegura haber cambiado de colegio a sus hijos para reducir los costes durante la crisis. La mitad, han ido a centros públicos. El gasto escolar supuso el año pasado una media de 670 euros por niño para alumnos de centros públicos, 1.080 para los que van a colegios concertados y 1.530 euros para los de centros privados. En donde han restringido más los gastos en materia escolar es en la solicitud de becas (un 56,1%9) y en el transporte, otro 56,1%. La reutilización de los libros, en el caso que se pueda, y la eliminación de las clases extraescolares y comedor.