OPINIÓN

El REF en la reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias – Por Iñaki Lavandera

De nuevo en esta legislatura nacional, el Partido Popular ha hecho peligrar el futuro de nuestra tierra en su empecinamiento en marginarnos y en su reiterado rechazo a ver el Régimen Económico y Fiscal (REF) como un asunto de Estado. El Gobierno de Rajoy y Soria admite ahora, uno tras otro, sus errores; es justo ahora, a escasos tres meses de las elecciones, cuando al PP se le ha despertado una especie de conciencia selectiva con Canarias, y es también precisamente ahora cuando admite la necesidad de actualizar el REF, cuando ya se acaba, para tristeza de unos pocos y alegría de muchos, el tiempo del PP.

A principios de esta misma semana, el grupo constituido para su reforma hablaba de importantes avances al respecto, como es el compromiso de ver a Canarias como región ultraperiférica. Este reconocimiento aparece en el Tratado de la Unión Europea, pero no se incluye en la legislación española, pese a su importancia en cuanto a que las políticas económicas y fiscales del Estado se adaptarían a los sobrecostes derivados de la lejanía e insularidad. Somos canarios, pero también españoles y europeos, por lo que tenemos el derecho a gozar exactamente de las mismas oportunidades que los ciudadanos del continente sin temor a circunstancias coyunturales.
En ese mismo encuentro, ambas partes coincidieron en la necesidad de garantizar que la presión fiscal sobre Canarias sea menor a la del resto del país, así como también en la mayor atención que se ha de prestar a los sobrecostes de las islas no capitalinas, entre otras cuestiones.

Bienvenido el PP a nuestra histórica reclamación, aunque sólo sea porque se acercan las elecciones. Lo dijimos siempre y lo decimos hoy: el Estatuto de Autonomía tiene que reconocer la obligación del Estado a cumplir con el REF. Aún hoy no es fácil trasladar a la ciudadanía desde los poderes públicos la importancia del REF: hablamos del derecho de Canarias a tener un trato preferente como región ultraperiférica. ¿En qué se traduce esto? En más y mejor empleo, en formación, en apoyo al transporte y en otras tantísimas cosas que forman nuestro día a día. No exigimos ninguna excentricidad; sólo afrontar nuestro futuro, en lo económico y en lo social, en igualdad de condiciones que el resto de comunidades autónomas.

Hemos reiterado hasta la saciedad que el REF ha de estar perfectamente blindado en el Estatuto de Autonomía. El PSOE no ha dejado de dar pasos en esa dirección, en esa aspiración de contar con un verdadero REF para Canarias, como el que protagonizó en julio de 2013 en el Consejo Territorial del PSOE celebrado en Granada. Allí aprobamos una resolución por la que se pedía la inclusión en la Constitución Española del hecho diferencial canario y de ese instrumento fundamental.
Ya han pasado casi dos años desde que los socialistas comenzamos a advertir de que Canarias no podía esperar a 2015 para intentar paliar el daño ocasionado por el PP. Nos temíamos que esta sería su estrategia, la que está desarrollando ahora, en plena cuenta atrás hacia unas elecciones que se le han puesto muy cuesta arriba: dejar a las islas para el tiempo de descuento a ver si cuela.

Eso respecto al trato de Madrid con el archipiélago, pero el PP canario, Soria incluido, no ha sabido -posiblemente porque no ha querido- ejercer la más mínima influencia en Génova en torno a este asunto. Sus contradicciones y exposiciones al ridículo han sido la tónica en cada ocasión en que ha tenido que retratarse sobre el REF.

La propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía equilibra las relaciones entre el Estado y Canarias a la hora de materializar los distintos instrumentos normativos y presupuestarios en que se concreta el REF, de tal forma que este no puede quedar a expensas de los vaivenes políticos y ajustes presupuestarios, porque nuestras condiciones de lejanía e insularidad son estructurales.

Todo lo expuesto, sumado a otras medidas contenidas en la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía, contribuirá a asegurar la financiación de la prestación de servicios públicos. Claro ejemplo de ello es el blindaje de la competencia legislativa del Parlamento sobre el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) y en el Arbitrio sobre Importaciones y Entregas de Mercancías (AIEM), que hoy ostentamos por delegación de la ley del sistema de financiación de las comunidades autónomas (art. 113).

Insistimos: hablar de un nuevo REF para Canarias es hablar también de la reforma del Estatuto de Autonomía, de un REF que sea bueno para cada isla, para todos los sectores, para todas las familias; es hablar de la recuperación de esta tierra, esa recuperación a la que urgimos y por la que estamos trabajando sin descanso desde el PSOE.

*Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista Canario