santa cruz

Todos los partidos se unen en defensa del patrimonio histórico local

Panorámica de la iglesia de la Concepción y su entorno. | M. P. P.
Panorámica de la iglesia de la Concepción y su entorno. | M. P. P.

El Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobará el próximo viernes una moción institucional en defensa del patrimonio histórico de la ciudad, después del acuerdo alcanzado ayer por todos los grupos con representación municipal en la Junta de Portavoces.

La moción parte de la base de que “el patrimonio histórico supone una oportunidad para crear empleo y riqueza, tanto en su rehabilitación, restauración y conservación, como en todos los aprovechamientos propios de una ciudad, incluyendo el turístico”.

En esa dirección, el Ayuntamiento reitera su compromiso “con los conjuntos históricos, que deben ser rehabilitados para volver a ser ciudad, y no como meros parques temáticos o escaparates, con un desarrollo equilibrado entre los usos residencial, turístico, comercial o de ocio”.

Recuperación del casco
“El Ayuntamiento -recoge la moción en otros de sus puntos- apuesta por la recuperación de los cascos históricos, siendo un proceso de máxima cooperación y coordinación entre la iniciativa pública y la privada”.

Para la rehabilitación y revitalización de los conjuntos históricos, la Corporación municipal se compromete a aplicar políticas incentivadoras a los proyectos presentados por la iniciativa privada a tal fin, y a fomentar la participación ciudadana como “pieza fundamental” en el proceso para revitalizar los casos históricos.

La iniciativa, promovida por la Concejalía de Patrimonio Histórico que dirige Yolanda Moliné y consensuada por los grupos políticos, indica que el Ayuntamiento “activará instrumentos de participación en materias de restauración, rehabilitación y revitalización de nuestro patrimonio, haciendo partícipes a las universidades y, en general, centros docentes, así como cualesquiera entidades o colectivos relacionados con estas materias”.

Interés general
Uno de los argumentos que justifican la presentación de la propuesta es que el patrimonio histórico de Santa Cruz de Tenerife “debe ser algo que nos una a todos, y debe quedar al margen de ideologías políticas”.

La moción señala que el patrimonio histórico es una cuestión de interés general, en tanto supone la “expresión palpable de nuestras memorias y vivencias”. El patrimonio “nos arraiga, nos enraíza y nos recuerda continuamente quiénes somos y el esfuerzo y trabajo que hagamos por preservarlo hablará de quiénes éramos a las nuevas generaciones”.

En esa dirección, el Ayuntamiento “apuesta porque los ciudadanos presentes y futuros de Santa Cruz de Tenerife tengan el derecho a disfrutar de la belleza, los usos y valores del patrimonio histórico de la ciudad, y sus habitantes actuales el deber de permitir que las generaciones venideras puedan conocerlo y disfrutarlo”, concluye la moción.

Declaración de intenciones
La iniciativa de la moción institucional trasladada al Pleno de la Corporación municipal da respuesta a la solicitud formulada por la asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Santa Cruz de Tenerife, que conminó a los grupos políticos a suscribir una declaración de intenciones al respecto, declaración que ha tomado ahora forma en esta moción institucional. Es una asignatura pendiente de la capital. El gran desarrollo urbanístico experimentado a mediados del siglo XX arrasó con gran parte de los vestigios antiguos. Ya lo ha dicho en más de una ocasión el cronista oficial de la ciudad, Luis Cola Benítez: “En Santa Cruz apenas queda nada con más de 300 años de antigüedad”. Un estudio de la profesora Ana María Díaz Pérez, doctora en Historia del Arte, afirma entre otra cosas en sus conclusiones que Santa Cruz de Tenerife es una ciudad que no tiene casco histórico. Solo quedan elementos dispersos que tienen que ser protegidos y conservados con urgencia.