Otras coordenadas

El vino canario en el mercado de Santa Cruz

El vino canario no gana últimamente para sustos. En días pasados salía una noticia en la prensa local donde se prohibía a los puestos de la pescadería del Mercado de Nuestra Señora de África de Santa Cruz, vender vinos canarios. Siguiendo en nuestro asombro, a las pescaderías que han implantado esta exitosa idea, aplaudida por el público local y extranjero de visita, sólo se les permite ofrecer vinos blancos y cavas de DO, que no sean Canarias. Para más asombro aún, los clientes de degustación de las pescaderías pueden ir a comprar su bebida a otros puestos del Mercado que si la tienen, curiosa e ilegal forma de ejercer la competencia. Se despachaba finalmente el gerente del Mercado, señalando precisamente que el Mercado ha ganado atractivo desde la puesta en marcha de estos negocios y recibido múltiples felicitaciones, para concluir en que no se van a convertir en un “sitio de picoteo”, por más que la fórmula ha demostrado su éxito a nivel nacional. Actualmente en la pescadería algunos venden vinos de fuera y otros para más lío lo tienen prohibido.

El Mercado de Santa Cruz es un Mercado Municipal de Abastos, que está mediante Concurso cedido en gestión a la Cooperativa de Nuestra Señora de África. El Ayuntamiento mantiene la tutela efectiva y directa a través del concejal responsable del Mercado. Este viene a su vez regulado por las Bases de Adjudicación del Concurso y el Reglamento de Mercados de Santa Cruz, de cuya lectura no se desprende ninguna limitación a la venta libre de productos en los puestos. Obviamente la República Independiente del Mercado, debe cumplir con la legislación general, la básica y la europea. Luego del Tratado de Lisboa del 2009, se desarrolló en cadena toda la legislación de liberalización de servicios, vigente desde enero 2010, la conocida Directiva Bolkenstein y en desarrollo las numerosas leyes españolas, aplicables claro está al Mercado de Santa Cruz.

Desde AVIBO, Asociación de Bodegueros y Viticultores de Canarias, además de denunciar la ilegalidad referida, que elevaremos ante el Ayuntamiento para que actúe en consecuencia, nos parece una curiosa situación dentro de un Mercado de Abastos, cuyo fin propio es potenciar los productos locales, antes que los foráneos. Circunstancia que se produce también en el local del Supermercado, que no es precisamente un puesto de productos locales, nuevamente en detrimento de los vinos canarios. Todo ello supone una aplicación arbitraria y por ello nuevamente ilegal. Dándose en los puestos de la pescadería el nuevo absurdo de permitir a algún puesto vender vinos foráneos y a otros ni éstos ni cerveza.

Siguiendo en la aplicación de las Normas, es un absurdo prohibir lo que se afirma que ha sido el motor de la actualización del mercado, esto es la pescadería convertida al tiempo en centro de visitantes, modelo comprobado en la Geografía Internacional y Nacional, véase los ejemplos de los Mercados de San Miguel y San Antón en Madrid. Las economías que potencian esta fórmula inducen el cambio de modelo del Mercado que se extiende y beneficia a todos. Con más competencia gana el conjunto. Otro factor inducido es que la visita obliga a la mejora de las condiciones estéticas, técnicas, funcionales y ambientales. Con ello el mercado incrementa sus oportunidades de negocio para todos, lo que en su lógica evolución permitirá el desarrollo de nuevas ofertas. Entendemos desde AVIBO, que ésta es también la línea de desarrollo que para el mercado venía contenida en el Programa de Gobierno de la nueva corporación municipal, por ello en sentido contrario al que vemos. Realmente en nuestra opinión estamos ante un falso problema, que además ni estéticamente se entiende a pie de calle. Vamos a proponer al Ayuntamiento hacer una presentación de los vinos canarios en nuestro Mercado de Abastos, para promover su venta libre.

Presidente de AVIBO y de la DOP Islas Canarias