el charco hondo

Acá

Cree firmemente en el más allá. No se sabe si al cerrar los ojos la consejera lo imagina como una constelación de estrellas o sí, más griega que egipcia, Ornella Chacón entiende el más allá como un placentero viaje a las islas de los bienaventurados. Escuchándola al salir de Fomento huele a que la suya es una interpretación bastante griega. Así se explica, solo así, que Chacón anuncie con redoble de tambores que en enero, es decir, en el más allá, se cerrará un acuerdo para redactar un nuevo convenio que permita terminar las inacabadas carreteras en las islas de los bienaventurados. No acaban aquí las ilimitadas ventajas de informar sobre acuerdos que se cerrarán en el más allá. La consejera de Obras Públicas afirmó que, griegos o egipcios, tanto da, en enero el convenio abrirá las puertas a que cada cual fije sus prioridades. Olvida, ignora o silencia Ornella Chacón que a este lado, en el más acá, los mortales tenemos elecciones el 20 de diciembre. Aunque a ella le parezca intrascendente, todo lo que ocurra a partir del 21D dependerá de las encriptadas leyes del más acá electoral, luego, su bienaventurado acuerdo es puro aire, no aire puro. Sorprendiendo la alegría con la que se anuncia que en 2016 habrá acuerdo, desconcierta aún más que la consejera socialista dé por hecho que el PP ganará las elecciones; es más, flota que, teniéndolo ya tan atadito, para Chacón sería un contratiempo que gobierne Sánchez (escuchándola, no es descabellado concluir que va a votar al PP que tan fácil se lo está poniendo). Se aferra a que la comisión bilateral tiene un enorme componente técnico-jurídico, los pajaritos cantan, sí, las nubes se levantan, claro, pero serán los políticos del próximo Gobierno, sea del signo que sea, los que pongan la tarea (hacia delante o atrás) a la tropa técnica-jurídica con la que se ha reunido. Cerrar acuerdos en el más allá es tentador; pero ocurre, consejera, que la política, la realidad y las carreteras son cosas del más acá.