CD TENERIFE

Se encuentra con un punto

Los blanquiazules celebran el gol marcado por Nano durante la primera parte. / CURRO VALLEJO
Los blanquiazules celebran el gol marcado por Nano durante la primera parte. / CURRO VALLEJO

El Tenerife rescató un punto ante el Almería con un afortunadísimo gol de Aurtenetxe en el último minuto tras un partido irregular. El grupo de Agné firmó una aceptable primera mitad, en la que se puso por delante con un tanto de Nano y tuvo opciones de sentenciar el choque ante un rival muy nervioso. Sin embargo, los blanquiazules dilapidaron toda su ventaja tras el descanso y estuvieron a punto de irse de vacío tras favorecer la remontada local.

La primera parte fue blanquiazul. En el marcador y sobre el césped. Agné tocó lo justo el equipo para suplir la baja de Lozano y el Tenerife confirmó su mejora. Ausente el hondureño, su lugar lo ocupó Nano y no hubo más modificaciones. El técnico aragonés insistió con el trivote en mediocampo y con Pedro por la banda izquierda y, de esta forma, tardó muy poco en inquietar a Julián Cuesta, inesperado sustituto de Casto en la portería local.

Al minuto de juego Carlos Ruiz disparó alto tras un buen servicio de Nano y, poco después, Suso (min 4) obligó a intervenir al guardameta de un Almería perdido. El cuestionado Sergi Barjuán no ayudó con su enésimo experimento del curso. Esta vez apostó por jugar con tres centrales para tratar de desbordar por las bandas con Michel Macedo y el exblanquiazul Dubarbier. No ganó solidez atrás, ni capacidad de sorpresa con los laterales.

De hecho, los locales solo inquietaron por medio de Chuli, siempre dispuesto para la brega… y también para la protesta, peleado con el árbitro y los jueces de línea. Eso sí, el delantero del Almería se encargó de fabricar las tres mejores opciones rojiblancas, aunque siempre remató desviado. Así, la única intervención de Dani Hernández llegó tras un disparo potente pero muy centrado de Eldín (min 12), señal de la inoperancia del grupo de Sergi en la elaboración y el remate.

Aurtenetxe fue el protagonista del partido gracias a su gol. / CURRO VALLEJO
Aurtenetxe fue el protagonista del partido gracias a su gol. / CURRO VALLEJO

Tampoco estuvo muy efectivo el Almería en la presión y la prueba está en el 0-1, acción en la que Vitolo tuvo tiempo de sobra para controlar el balón en la línea divisoria, levantar la cabeza y meter un balón a la espalda de la lentísima zaga local. Nano fue el encargado de aprovechar el caramelo que puso el mediocentro de Valleseco. Así, el punta dejó correr el balón, se alejó de los centrales, acomodó el cuerpo, esperó la salida de Julián y tocó con suavidad a un lado.

El Almería se descompuso tras el gol de Nano y el Tenerife desperdició la oportunidad de cerrar el partido. Sergi adelantó entonces a Fran Vélez al centro del campo, pero los locales apenas llegaron al área de Dani y la mejor opción de gol la tuvo Aitor Sanz (min 40), que remató desde el borde del área a las manos de Julián. De lo que no se libraron los andaluces fue de la bronca al descanso de sus aficionados, molestos por las pobres prestaciones de uno de los favoritos al ascenso.

Anulado
El colegiado anuló un gol de José Ángel, del Almería, en el minuto 53 de partido por fuera de juego  

La segunda parte fue otra historia. Sergi movió ficha, al prescindir del lateral Dubarbier y dar cancha a un delantero como Quique, mientras que el Tenerife dio un paso atrás. Agné no supo leer las nuevas necesidades del partido, que se jugó cerca del área de Dani. El Almería avisó a balón parado, pero el árbitro anuló el gol de José Angel (min. 53) por fuera de juego. Y cuando el técnico visitante movió el banquillo, no acertó.

La presencia de Jairo por Nano hizo que Pedro pasara a jugar de ariete, con lo que el Tenerife perdió velocidad y capacidad de sorpresa. Y tampoco tuvo suerte. Aunque el dominio local era insistente, el empate llegó tras un autogol de Alberto en su intento de desviar un disparo de Míchel Macedo con media docena de jugadores en el área de Dani. Y pudo ser peor, porque al minuto Chuli remató desviado en situación de ventaja. La siguiente opción ya no la desaprovecharía.

El 2-1 llegó tras una incorporación de Quique por la banda izquierda que pilló a Cámara desubicado, sin que Alberto pudiera llegar a tapar un centro que Chuli resolvería con jerarquía: se deshizo de Carlos Ruiz con un amago y cabeceó a la red desde dentro del área pequeña, imposible para Dani. Antes, es cierto, tuvo una opción el Tenerife, pero Pedro (min 61) ni siquiera pudo rematar tras un error de Julián al despejar un balón con el pie.

El cuadro almeriense fue abroncado por sus seguidores. / C.V.
El cuadro almeriense fue abroncado por sus seguidores. / C.V.

Obligado por el marcador, Agné miró al frente: retiró a Cámara, dio entrada a Omar en el centro del campo y colocó a Cristian como lateral. No mejoró gran cosa el Tenerife, pero al menos le valió para equilibrar el trámite, aprovechando que el Almería se olvidó de jugar y trató solo de que pasara el tiempo, sin mirar al área de Dani. Tan poco inquietaban los locales, que Carlos Ruiz acabó el partido de ariete, en busca de un milagro.

Descenso
El punto le sirve a los blanquiazules para seguir fuera de los puestos de peligro

Así, favorecido por la cobardía local y guiado por la profundidad de Aurtenertxe, el Tenerife se acercó cada vez más al área de un inseguro Julián, que en el último minuto acabó por regalar el empate a los blanquiazules tras un defectuoso despeje de puños que Aurtenetxe devolvió inocentemente al área, sin que nadie acertara a despejar o a rematar, pese a la presencia de una docena de futbolistas en el área.

El balón, casi sin querer, acabó en la red y eso le permitió al Tenerife sumar un punto que deja sensaciones contradictorias. No lo mereció en una segunda parte deficiente en la que el grupo de Agné se confundió más de lo conveniente, después de desaprovechar en la primera mitad una situación de ventaja que invitaba a un cómodo triunfo. En todo caso, le basta para sumar y para seguir fuera de la zona de descenso. No es poco.