SOCIEDAD

Alonso califica de “electoralista” el debate sobre la muerte digna

Legislar en caliente es perjudicial para la salud. Con este diagnóstico coincide el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, que ayer tachó de “irresponsable” reabrir el debate sobre la muerte digna en estos “momentos de dolor familiar”. El viernes falleció en Santiago de Compostela Andrea, la niña de 12 años afectada por una enfermedad degenerativa irreversible, y para quien sus progenitores pedían un tránsito sin sufrimiento. Un día después, en el curso de una visita al Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife, Alonso apeló a la “serenidad, comprensión y una reflexión pausada”, así como al respeto para los profesionales médicos que la atendieron. El ministro enfatizó que la obstinación y el encarnizamiento terapéutico ya están prohibidos. “En España tenemos una ley de autonomía del paciente, por la que a nadie se le puede obligar a seguir un tratamiento y cualquiera está en su derecho a rechazarlo”.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de impartir la conferencia Sanidad presente y futura: el papel de los profesionales, Alfonso Alonso denunció lo que calificó de “oportunismo electoral” alrededor de “una situación dramática como la que hemos vivido”. En estas circunstancias, reivindicó el valor de “unos códigos deontológicos en los que todas estas cuestiones quedan claras”. Esta cuestión “se resuelve todos los días en los hospitales”, apostilló.

Preguntado por el modelo sanitario español, Alonso reconoció que ha de evolucionar hacia “una mayor integración” con la atención primaria y los servicios sociales: “Hemos hecho muchos esfuerzos por la sostenibilidad a lo largo de estos años. Con una población que envejece y un incremento de la cronicidad, hay que seguir haciendo este trabajo”. Eso conlleva “incorporar técnicas, tratamientos innovadores y fármacos, que cada vez van siendo más eficaces para combatir las enfermedades”.

Acompañado por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el titular de Sanidad repitió la experiencia que mantuvo el día precedente en Las Palmas de Gran Canaria. Alonso ha querido conocer las “inquietudes” del sector y “lanzar un mensaje de optimismo”.

Los cuidados paliativos

– Cada año, más de 200.000 personas en España precisan cuidados paliativos en los meses previos a su fallecimiento por cáncer u otras enfermedades. De ellos, unos 100.000 necesitarán la intervención de completos equipos, especializados en la atención al final de la vida, ya que su situación puede ser compleja de forma esporádica o permanente. Estos son algunos de los datos difundidos por la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que pretende reivindicar que los cuidados paliativos son un derecho que no llega a todas las personas que lo requieren.

– “Los cuidados paliativos son la medicina enfocada a conseguir la máxima calidad de vida y actividad en el paciente terminal, sin el fin de acortar o alargar la vida”, afirma en una entrevista con Europa Press la doctora Mar Mendívil, coordinadora de la Unidad de Soporte Integral de MD Anderson Madrid, encargada de abordar los cuidados paliativos.

– Los cuidados paliativos constituyen la respuesta más adecuada para disminuir el sufrimiento de quienes se encuentran al final de la vida. Esta disciplina es fundamentalmente sanitaria, pero debe coordinarse también con otras políticas de tipo laboral, educativa o social, donde hay que contemplar al paciente. “La buena calidad de vida influye en en el curso de la enfermedad”, expone la experta.