Alonso: “Creo que el PP va a ganar las elecciones y espero que CC sea necesaria”

El presidente del Cabildo de Tenerife tiene 45 años y cree que su generación tiene otros modos de hacer política, donde lo que se firma no es papel mojado. “Los documentos se cumplen o no se firman”, proclama en relación con el affaire del Anillo Insular, que le otorga una imagen de tinerfeñista duro a ojos de Gran Canaria. Carlos Alonso fue designado esta semana por Coalición Canaria número dos al Congreso junto a Ana Oramas en las elecciones del 20 de diciembre. Su figura concita todas las preguntas sobre el porvenir del pacto de gobierno entre su partido y el PSOE, en calidad de ‘hombre fuerte’ en el feudo histórico de los nacionalistas: Tenerife.

La famosa reunión con la ministra de Fomento para negociar los fondos del cierre del Anillo Insular resulta que no fue en Madrid, sino en Tenerife. En Madrid, Alonso se vio a finales de septiembre con el subsecretario, pero su polémico ‘acuerdo’ lo consiguió, según contó a este periódico, viajando en coche con la ministra, Ana Pastor, entre una visita a las obras del dique de San Andrés y otra al Barrio de la Candelaria, hace dos meses, una semana antes de que se cerraran los Presupuestos Generales del Estado. En media hora de trayecto, a solas, le sacó los 15 millones para el cierre del anillo insular que han levantado tantas ronchas. Considera que el temporal de estos días ha puesto a prueba las obras de equipamiento en marcha. El accidente del helicóptero del Ejército del Aire, el pasado jueves, a 280 millas de Gando (Gran Canaria), “amén de un hecho desgraciado, exige revisar el porqué de lo reiterativo del caso”. Y el asesinato, el mismo día, de una mujer por su expareja en Los Majuelos (Tenerife), le parece execrable: “Nos emplaza a un endurecimiento de las penas. Este es un caso claro de aplicación de la prisión permanente revisable, semejante a cualquier hecho de terrorismo, que provoca una repulsa social; me preocupa cómo está arraigando esta violencia en las jóvenes parejas y creo que es un tema que está en la cabeza de la gente y no tanto en las premisas de los políticos”.

-¿En el Congreso cabe hacer política insular?

“Hay que tener fuerza en Madrid. Estas elecciones son muy importantes para estar presentes en las grandes transformaciones que se avecinan en la próxima legislatura y que Canarias sea tenida en cuenta. No va a haber mayorías absolutas. Es una oportunidad. Sé que me voy a tener que desdoblar. Para mí poder estar en el Congreso es ayudar a conseguir cosas para Tenerife”.

-Y engordar su leyenda de llanero solitario tocando en las puertas de Madrid.

“Pues si se pusieron como se han puesto por haber ido a una reunión en Madrid como presidente del Cabildo, no me quiero imaginar si voy como diputado, cómo se pondrán algunos. Me acusarán de desequilibrio”.

-¿Por qué Nueva Canarias (NC) prefiere ir con el PSOE?

“Se cambia de sitio. A los dos grandes partidos les interesa que el debate sea derecha o izquierda. CC conserva la voz de las Islas. NC abandona ese espacio”.

-¿Ve alejarse así la unidad nacionalista?

“NC pretende dar un sorpasso a CC, ser el hermano mayor para esa probable unión. Pero es un partido circunscrito a Gran Canaria y nosotros somos predominantes”.

-¿El pacto CC-PSOE admite sorpresas tras el 20 D?

“No lo sé. Hay un gran nivel de incertidumbre sobre el resultado electoral. Y yo no puedo decir que no vaya a haber cambios, porque desconocemos el escrutinio. Nuestra ventaja en el Cabildo es que CC ocupa una posición central que le permite defender los intereses de Tenerife apoyándose en un lado, en el otro o en ambos”.

-¿Quién va a ganar?

“Yo creo que el PP va a ganar las elecciones y espero que el apoyo de CC sea necesario”.

-¿Y en Canarias habrá cambio o doble juego?

“Si obtenemos buenos resultados no va a ser necesario cambiar el Gobierno. El PP nos va a necesitar en Madrid sin nada a cambio, sin gobernar aquí”.

-¿Y si ustedes no son necesarios, pero gobierna el PP?

“En ese caso, creo que no podemos quedarnos colgados de una brocha”.

-¿Estaba dispuesto a romper el pacto en el Cabildo por el anillo?

“Sí”.

-¿Es verdad que le apetece más pactar con el PP, donde militó antes?

“Lo que me apetece es que lo que se firme se cumpla”.

-¿Javier Abreu es un verso suelto en este pacto?

“He llegado a la conclusión de que Javier Abreu necesita que el pacto se rompa, para desplazar a Patricia Hernández, y repartir con Carolina Darias el poder dentro del PSOE en el Congreso de su partido el próximo año. A los socialistas, históricamente, les ha importado siempre más el poder orgánico dentro del partido que el institucional. Abreu sabe que pactar con Santiago Pérez (XTF-NC) y Rubens Ascanio (Podemos) desestabilizaría La Laguna, le da igual. Si el próximo presidente es Pedro Sánchez, Patricia sale reforzada y el pacto seguiría, pero si gobierna Rajoy, ella se debilitaría y Abreu activaría el plan de La Laguna y Gran Canaria. Es un tío listo, no ha firmado el pacto y guarda esa bomba”.

Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife. / FOTOS: ANDRÉS GUTIÉRREZ
Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife. / FOTOS: ANDRÉS GUTIÉRREZ

-Mario Cabrera dijo que los tres diputados majoreros de CC no pactarán con el Partido Popular…

“CC debe explotar su centralidad. Decir a priori yo no pactaré nunca con el PP es copiar al PSOE, aislarse. Un error, a mi juicio. CC, por su voto mayoritario de centro, ha de poder pactar con la derecha y con la izquierda”.

-¿En esa pelea por el 5 (el centro de la escala ideológica), se miden con Ciudadanos?

“En cierta manera, es así, pero con una gran diferencia: ellos son extremadamente centralistas. No quieren oír hablar del REF.Y están desaparecidos en el Cabildo”.

-¿Usted busca erigirse en el líder de Tenerife?

“Hombre, el presidente del Cabildo es el líder de Tenerife; ese liderazgo lo tiene, y más en esta isla. Somos el Gobierno de Tenerife. Yo quiero liderar el consenso, no la pelea. De ahí, el Pacto por Tenerife”.

-¿Cómo es su relación con Manuel Domínguez (PP)?

“Trabajamos conjuntamente. Él se ha ofrecido, en el marco del Pacto por Tenerife, a colaborar en el proyecto del puerto deportivo del Puerto de la Cruz”.

-A usted le atribuyen reminiscencias del PP.

“Yo lo que soy es muy liberal”.

-¿Y nacionalista?

“Un artículo muy interesante de Patxo Unzueta en El País hablaba de que ser nacionalista no significa necesariamente querer tener un Estado distinto”.

-A propósito de ese ensayo, Nación/ficción, oí decir el otro día a Oriol Junquera que él es independentista, no nacionalista.

“Es que no es lo mismo. Ser nacionalista significa pensar que un territorio demanda su propio marco especial. Soy un nacionalista por motivos históricos y geográficos. La geografía ha marcado la historia económica de las Islas”.

-¿Le preocupa que, según el CIS, solo el 3,4% de los canarios se siente nacionalista?

“Como partido no podemos ir muy por delante de lo que piensa la sociedad. Como proyecto, sí tenemos que buscar que ese porcentaje aumente. El nacionalismo es un objetivo a largo plazo que pasa por la formación”.

-Usted y Clavijo, dos economistas al poder.

“Estudiamos juntos. La rama económica te ayuda a abordar los temas de una determinada manera, y en eso Fernando y yo coincidimos”.

-¿Cómo lo ha hecho el presidente del Gobierno en estos cien días?

“Su apuesta por el diálogo le ha funcionado”.

-¿Por qué usted estalló en cólera por el anillo insular?

“No le podemos decir a la gente del Norte que siga esperando durante años al volante”.

-Ponga prioridades al cronograma de carreteras.

“Llevar el tercer carril de la autopista del norte hasta Guamasa en dos, tres años, financiado por el Cabildo (cuesta cinco millones por kilómetro); abordar el transporte público; reorganizar la movilidad: horarios, viajes compartidos, y descentralizar los servicios sanitarios. Me comprometo a paliar los atascos en cuatro años. El cierre del anillo es un objetivo a medio plazo. El Cabildo se embarcaría en la obra. El proyecto ya está redactado y tramitada la declaración de impacto medioambiental. Tendremos que realizar las expropiaciones y licitar la obra el próximo año”.

-Nunca 15 millones dieron tanto que hablar.

“Está claro que vamos a destinar los 15 millones que da el Estado a obra nueva, al tramo El Tanque-Santiago de Teide, y no a terminar la obra en curso entre Santiago del Teide y Guía de Isora, como pretendía la Consejería, que fue el origen de la pelea. Para eso ya dimos en el Cabildo cuatro millones y tenía que estar acabado en junio. No ha sido así y voy a exigir a la Consejería de Obras Públicas que nos devuelva ese dinero, por requisitos de Intervención en el Cabildo. Mi disposición es poner esa cantidad a fondo perdido el año que viene. Además, la obra recibida tiene deficiencias, que la Consejería sabe que debe reparar con la contrata. El cierre del anillo cuesta 300 millones y tengo el compromiso de la ministra de una aportación plurianual; estamos evaluando prefinanciar la obra para que se haga en cuatro años y no en diez. Por cada año de adelanto, la Isla gana 200 millones de euros en reducción de colas, contaminación, tiempos de espera y actividad económica, porque el Norte y el Sur estarían más conectados.¡200 millones en un año! Eso es empleo”.

-¿El presidente del Cabildo debe negociar con Madrid?

“Eso es lo que hay que hacer. Como hicieron el alcalde de La Aldea y el presidente del Cabildo de Gran Canaria. Naturalmente, de manera coordinada con el Gobierno de Canarias. Mis reuniones en Madrid las ha sabido, las sabe y las sabrá el presidente del Gobierno de Canarias. Yo no voy a alterar para nada el equilibrio regional. Fernando y yo tenemos una relación muy buena, hay una absoluta complicidad. Esto le puede generar alguna incomodidad, pero nunca voy a perjudicarle”.

“Pienso que Gran Canaria está enfadada con el resto del Archipiélago”

-¿Por qué se ha molestado Antonio Morales (NC), presidente del Cabildo de Gran Canaria?

“Creo que Gran Canaria está enfadada con el resto del archipiélago. Tienen una especie de complejo de querer ser la isla más importante y al final no lo son. Ahora no solo se enfada con Tenerife por las carreteras, sino con las demás islas, porque pensamos que los recursos del Impuesto de Tráfico de Empresas (ITE), los 160 millones que el Estado deja de cobrar a Canarias, se tienen que distribuir de manera solidaria entre todas.Morales es nacionalista hasta donde yo sé. No es lo mismo Canarias que Cádiz. Ese es el lenguaje que usamos. Pues tampoco lo es El Hierro que Tenerife, y por eso El Hierro necesita un tratamiento particular. Es que si no, no habría hospital en El Hierro, ni aeropuerto, ni puerto, ni habría personas que vivieran en El Hierro porque no valdría la pena. Se irían. El Gobierno canario ha sido generoso, porque los recursos del ITE podía habérselos quedado, o repartirlos según los criterios del REF, y ha decidido que todo vaya a las islas. Por eso para Gran Canaria y Tenerife, aun con la triple paridad, reciben más. ¿Cómo es posible exigir a Madrid un trato diferenciado con Canarias, porque somos distintos, y luego entre nosotros no aplicamos el mismo criterio y queremos que prime el número de habitantes y no las peculiaridades de cada isla?”.

-¿Utilizó el anillo como cortina de humo al intervenir la fiscalía en las carreteras?

“Fuimos nosotros los que trasladamos los hechos a la Fiscalía tras una investigación interna. En los Casinos hubo mucha denuncia, mucho ruido, y al final el juzgado le ha quitado la razón a UGT y nos la ha dado a nosotros. Ahora, lo mismo, que se investigue”.

-¿En ningún momento su ‘rebelión’ era un farol?

“No. Yo los pactos me los creo.A mí me molestaba mucho que aquí en el Cabildo nos pusiéramos de acuerdo en cosas importantes para la Isla y después, cuando íbamos al Gobierno canario o a Madrid, los mismos que habían votado a favor cambiaran de opinión. En previsión de eso hice firmar el Pacto por Tenerife (CC, PSOE y PP) y un acuerdo preelectoral con el PSOE. En él hay puntos que apoya Podemos y puntos que apoya Ciudadanos. Ahí está negro sobre blanco”.

-Alguien pudo ver en su pulso un chantaje.

“No lo era. Pero no pasa nada: no firmes lo acuerdos”.

-¿La relación con su socio Aurelio Abreu (PSOE) cómo es ahora?

“La relación personal, muy buena. Obviamente, cada uno tiene que marcar su territorio”.

-Este episodio ha cambiado la imagen que usted proyectaba.

“Es posible. Tampoco yo tenía una imagen muy conocida. En los nueve años que llevo en el Cabildo se me ha visto como una persona reflexiva, que estudia bien los temas. Eso no lo he perdido. Pero, en mi actual cargo, tengo que reforzar ese papel de liderazgo”.

-¿Y un líder de Tenerife cómo ha de ser?

“Lo primero que tiene que liderar es el consenso. Y ser enérgico para que los acuerdos se cumplan”.

-¿Aunque lo apoden el Señor de los Anillos?

“Es gracioso. Al final es verdad, esta isla necesita muchos anillos: de telecomunicaciones, de información…”.

-¿Usted es un hombre seguro de sí mismo?

“A mí me hace seguro mi entorno”.

-¿Cuáles son sus límites?

“Yo soy bastante osado. La red transeuropea estaba más perdida que el barco del arroz y conseguimos meternos. Soy un osado que cree en la movilización de la gente”.

-¿Ha sido tentado por el síndrome Bravo de Laguna?

“No. Me parece muy bien que se haga la carretera de La Aldea, que el puerto de Las Palmas vaya para delante y que el aeropuerto de Gran Canaria tenga el nivel de obras que tiene. No lo estoy diciendo de boca para afuera”.

-¿Piensa ser insularista?

“Yo lo que voy a ser es insular. No insularista”.

-Antes deslizó el contencioso de los puertos. ¿Ese es otro hueso?

“Los puertos se tienen que especializar y competir. Nosotros creamos la marca Why Tenerife?, con Puertos, la Cámara de Comercio, la Zona Franca, la ZEC, para atraer inversiones. El Gobierno de Canarias coordina. En Gran Canaria tienen un plan similar, de internacionalización de la isla. Gran Canaria ha renunciado al gas, y eso da ventaja a Tenerife en un tipo de tráfico. Gran Canaria puede explotar unas dársenas muy amplias para el tráfico de contenedores”.

Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife. / FOTOS: ANDRÉS GUTIÉRREZ
Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife. / FOTOS: ANDRÉS GUTIÉRREZ

-Tenerife y Hawking se conocieron y ha sido un flechazo.

“Sí, y se lo tenemos que agradecer a Garik Israelian, que es un científico del Astrofísico. El Festival Starmus está consolidado y hay que seguir abonándolo. El otro día, en Nueva York, cuando estuve con Bill Clinton, sabía de la visita de Stephen Hawking a Tenerife; son muy buenos amigos, y me dijo que le gustaría que coincidieran los dos el próximo año en la Isla. Su oficina ya nos contactó y esperamos que se vean aquí en julio, lo cual sería un elemento importante para la promoción de Tenerife y para establecer proyectos futuros”.

-Hawking podría vivir temporadas en la Isla, como adelantó este periódico.

“Le viene bien para su salud. Él estaba pensando en irse en invierno a los Estados Unidos. Los médicos se lo han desaconsejado, y las dos veces que ha venido a Tenerife lo ha pasado muy bien y se ha repuesto bastante. Desde aquí puede trabajar con su equipo. Todo ello abunda en la idea de Tenerife y Canarias como Centro Internacional de Conocimiento”.

-Ese viejo sueño lo enunció otro británico en los años 30 en esta isla, Bertrand Russell.

“Sí, y ahora tenemos la oportunidad de hacerlo realidad”.

-¿Qué más pasó en Nueva York con Clinton?

“Era la segunda vez que yo participaba en la Iniciativa Global Clinton, en Nueva York, en septiembre. Fui ponente sobre el cambio climático en islas y tuve un encuentro con él. Le llevé una foto de recuerdo de cuando vino, hace diez años, jugando al golf. Nos ha aprobado dos proyectos. Uno de la Fundación Canaria para el Control de Enfermedades Tropicales, de Basilio Valladares, que consiste en un laboratorio de diagnóstico en Saint Louis (Senegal), y otro es de telecomunicación con el mismo país, para que las universidades y hospitales tengan acceso gratuito a través de nuestro cable africano de banda ancha (ALIX), a todos los centros europeos. La Iniciativa Global Clinton los avala, y una fundación americana, que nos visita ahora, cofinancia el primero. En noviembre hay prevista una visita a Senegal, con la ministra de Sanidad, Marie Coll, para ponerlo en marcha definitivamente. La inversión prevista en cada caso es en torno a un millón de euros”.

-¿Ricardo Melchior y usted han enfriado las relaciones?

“Ricardo ha sido y será el mejor presidente del Cabildo durante mucho tiempo. Su presidencia fue una etapa dorada. La mía será distinta. En lo personal, bien. Antes discutíamos y él tenía la última palabra, y ahora es al revés. Para mí es una posición más cómoda que para él. Yo le agradezco mucho la oportunidad que me dio. Ahora podrá hacer también una buena labor en la Autoridad Portuaria, donde empezó. Ya se quitó lo de ex”.

-La vicepresidenta Patricia Hernández dice que usted se ha envuelto en la bandera electoral del anillo.

“A veces uno dice muchas tonterías. Yo dije una vez que a ella le faltaba un hervor, y fue una tontería; retiro lo dicho. Le mandé un tuit con una foto de Pedro Sánchez con la bandera española. Me respondió muerta de risa”.

-¿Cuál ha sido su proyecto bandera en estos 100 días?

“La estrategia Tenerife 2030. Seremos más competitivos si las personas que vivan aquí tienen más capacidad y eso se llama formación en innovación complementaria extraescolar. Multiplicamos las becas de inmersión lingüística. Quiero destinar cada año 25 millones a este fin. Mi reto es formar en 15 años a toda una generación de tinerfeños para enfrentarse a un mundo complejo, y aprovechar las oportunidades de África, que va a crecer. Necesitarán saber trabajar en el extranjero y tener varios idiomas. Eso no es un drama.”

-Se cuece una nueva ley territorial. ¿Qué noticias tiene?

“Fernando Clavijo ha creado una ponencia con un catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de La Laguna muy solvente, Francis Villar, para simplificar toda la legislación vigente”.

-¿El cine es ya el nuevo sector de la economía canaria?

“Por una vez el REF se dirige a un sector altamente competitivo. No depende de la distancia, genera empleo cualificado y tiene un gran efecto de arrastre. El próximo año vendrá otra superproducción de Hollywood”.

-¿En qué aventaja Gran Canaria a Tenerife?

“En infraestructuras clásicas (carreteras) y puertos. En conocimiento y nuevas tecnologías, Tenerife va por delante: el IAC, el ITER, el cable de fibra óptica (el ALIX), el supercomputador…Yo creo que Tenerife es la isla líder dentro del archipiélago. Si bien en Sanidad somos la isla con peor infraestructura”.

-”Yo no montaría una empresa en Silicon Valley, la montaría aquí en Canarias”, dijo Nolan Bushnell, el pionero mundial de videojuegos, en la TLP 2015.

“Atos, una empresa tecnológica multinacional, radicada aquí, está próxima ya a dar empleo a 500 personas”.

“Queremos reunir en el mes de julio a Bill Clinton y Stephen Hawking en Tenerife”

-¿Cuántos turistas recibirá Tenerife este año?

“Unos cinco millones y medio, uno de los mejores años”.

-Antes felicitaba a Gran Canaria por el nivel de obras de su aeropuerto. ¿AENA es su próximo objetivo?

“Estoy a la espera de una reunión junto al presidente del Gobierno de Canarias con el presidente de AENA para ampliar la terminal del aeropuerto del sur, o nos veremos con un problema en 10 años”.

-Usted diseñó la estructura financiera del tranvía. ¿Los trenes siguen siendo necesarios?

“No hay ningún territorio con nuestro nivel de población y congestión que no tenga trenes”.

-¿Por qué el tranvía es deficitario?

“Porque su modelo de negocio es a 50 años. A largo plazo genera un retorno al Cabildo del 8%”.

-¿Su próximo presupuesto será expansivo o austero?

“Espero llegar a los 170 millones en inversión”.

-¿Cobrará en el Teide, que asumirá en enero?

“Los servicios que generen valor añadido”.

-¿Creará la Orquesta Sinfónica Infantil?

“Es un proyecto para el nuevo director titular. El contrato del actual expira a mediados del año próximo y no va a seguir. Necesitamos que pase más tiempo en la Isla”.

-¿Plasmará las ideas ‘visionarias’?

“Unas son utópicas y otras viables, y vamos a convertirlas en proyectos. Ya está terminado el trabajo”.

-¿Cómo ve a un Tenerife presidido por Paulino Rivero?

“El Cabildo ha sido, es y será el principal motor del club como de la Universidad, al margen de quién esté al frente. Ahí estará el Cabildo”.

-¿Qué se están jugando las Islas en estos momentos?

“En energías renovables tenemos que lograr que en el REF se incluya no solo el autoconsumo sin peaje que acabamos de conseguir, sino que el peaje tampoco se aplique a las instalaciones que vierten en red”.

-¿En la entente Clavijo-Soria las cosas van mejor con Madrid?

“Sí, pero todavía hay temas… En el Norte, el PP está bloqueando el desarrollo del consorcio de rehabilitación del Puerto de la Cruz. Las administraciones pusieron unos fondos, y el Gobierno central está pidiendo que haya un reintegro de las cantidades. ¡Eso es la muerte del consorcio! Vamos a ir a un contencioso. Para mí es clave políticamente que eso se resuelva bien”.

-¿Es partidario de instaurar una tasa del agua?

“Los costes de depuración son superiores a lo que se recauda y ahí hay que actuar”.

-¿Un amigo de la normalidad como usted se adapta al tobogán del cargo?

“Ha trastocado mi vida, al extremo de obsesionarme. Entonces, pierdes tu equilibrio vital. Tengo a mi familia. Ana es mi equilibrio. Llevamos 30 años juntos”.

La letra ‘R’

La vida de Carlos Alonso ha sido tranquila, pero no siempre lo fue. A los cuatro años, pasó dos meses ingresado en el Hospitalito de Niños, con una grave infección renal -cuyo origen fue una gripe-, que no le dejó secuela. “Escapé”. Cada vez que la política, esa tenia de efecto posesivo, se lo permite, se escapa al cine con los hijos, a ver las novedades de animación infantil en la cartelera, los minions o Jurasikworld. Los dos hijos del presidente del Cabildo, de 10 y 6 años, pertenecen a la generación Z, afín al mundo de Steve Jobs, y han crecido con el iPad en las manos, donde ahora construyen mundos imaginarios con ayuda del videojuego minecraft. “Yo soy un chico de Santa Cruz de toda la vida”. Carlos Enrique Alonso Rodríguez tiene nombre compuesto y eso es cosa del padre, que le llevaba a la madre 25 años de diferencia, como Pierre Trudeau, el mítico liberal canadiense padre del nuevo primer ministro, cuando se casó en los setenta. En la entrevista se define como un liberal sobre una geografía alejada, que le hace nacionalista. El padre, Marcos Alonso,elegía nombres adicionales para sus hijos que llevaran la r sonora que imprimiera carácter en ellos. “Yo soy como mi padre”. Y cree que por eso le iremos conociendo en la faceta que le tipifica: “Me empeño en las cosas que parecen improbables, como la red transeuropea”. No buscó otra palabra: “Soy un osado con los pies en el suelo, que creo en la movilización del entorno”. Cuando entró en política, de la mano del PP, en el 96, no había cumplido 26 años: lo invitaron y aceptó.

Fue director general y viceconsejero de Agricultura en el Gobierno canario. En otro momento, admite: “Soy un pesado con buena memoria quedoy la lata para que las cosas se hagan”. Estudió en el Colegio de Brujas y se convirtió en un alto funcionario comunitario de nivel A. “Había sido formado en la exigencia y en la idea de ayudar en el negocio familiar” (el histórico comercio Firpe, de la calle San José, que cerró tras medio siglo en 2010). Pero el destino le hizo una jugada. Alonso retozaba de niño en los pasillos del viejo Cabildo cuando su abuelo materno, Sixto Rodríguez, era funcionario -de carreteras-y él lo iba a ver al trabajo. Algunas décadas después, el presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, lo fichó, y Alonso pidió excedencia en Europa para ser consejero y ponerse al frente, en 2013, de la casa de los correteos de aquel patio insular. “Estaba escrito en alguna parte. Si mi tío me está viendo, se sentirá orgulloso de su sobrino”. Hijo de familia numerosa (cinco hermanos y otros tres del primer matrimonio de su padre, que falleció a los 85 años hace un lustro), doña Teresa, la madre, que tiene 72 años, sí ha sido testigo del ascenso político de su hijo.Y lo ha sido Ana, una abogada que lo conoce bien desde los 15 años, cuando los dos terminaban BUP. Ella lo aficionó a Jacques Brel para perfeccionar su dicción de francés, y se convirtió en su cantante fetiche. Hubo un momento clave. En Bruselas obtuvo una información privilegiada. Descolgó el teléfono y puso al corriente a Melchior: una investigación de la Comisión Europea, en 2005, advertía de que las regiones ultraperiféricas-entre ellas, Canarias- se alejaban cada vez más de los niveles de vida de sus territorios continentales por el alto coste de las telecomunicaciones y la falta de competitividad de las tics (Tecnologías de la Información y la Comunicación). El presidente del Cabildo no lo pensó dos veces: le encargó el ya célebre proyecto ALIX, calificado por Bruselas como una operación estratégica que situaba a la Isla y a Canarias 20 años por delante del resto de las RUPs. Ese cable fue el que le trajo a Tenerife y el que ahora podría llevarlo al Congreso en Madrid. ¿Qué hará cuando deje la política? “Retornaré a Bruselas y haré como mis padres. Ellos nunca me dieron dinero, sino me dieron una buena educación. Es lo que yo pienso dar a mis hijos”.