el almendrero de nicolás

Amparando a Willy 2

A un sector significativo de la población no le gusta encender la televisión canaria, básicamente porque aborrece su programación. Incluso hay quienes dicen sentir vergüenza ajena del concepto de identidad que allí se construye, y en la que mucha gente no se siente para nada representada. En general, se movía la gente en un debate que tenía que ver con los contenidos, los informativos, y la pluralidad; en fin, en una crítica al carácter un tanto cutre de la programación.

Es cierto que en esta crítica haya muchos fundamentos y, también, algo de elitismo, pero una cosa está clara, tanto en la canaria como en la televisión pública española, hay mucha emisión de subproductos culturales que nos empobrecen todos los días un poquito. Pero he aquí que, cuando todas las críticas giraban en torno a los contenidos, se enciende el pilotito rojo con el asunto de las perras. Y si ya a muchos de estos críticos les caía mal el señor Guillermo García, no veas ahora el concepto que de él tienen. Porque los datos de una supuesta malversación y tráfico de influencias están ahí, pero debe ser que como ya no está, ni tiene quien le ampare, la fiscalía anticorrupción no para de atender llamadas anónimas denunciando supuestas irregularidades económicas durante su mandato. Y la cosa va a más. Alguna fisura debe haber habido en el entramado mediático de ATI que, de tanto tirar por la manta, la van a romper.
En todo caso, creo que el consejo rector de la RTVC no puede estar al margen de este proceso judicial, que debe personarse en la causa, no sólo colaborar con la justicia, que eso lo hacemos todos, sino velar para que se aclare el paradero hípico del dinero que supuestamente se malversó. Y para ello no necesita permiso del gobierno. Sería la mejor manera de escenificar el cambio predicado y dejar claro que no se ampara a nadie.

Otro día hablamos de contenidos, del malestar laboral y de por qué Podemos no está representado en el Consejo Rector de la Televisión Canaria. Pero ahora no vale hacer borrón y cuenta nueva, es necesario depurar responsabilidades.