El dardo

Astrofísica

La colocación de la primera piedra, en el Roque de los Muchachos, del inicial de los 20 telescopios de la red de nueva generación Cherenkov que serán ubicados en la Isla Bonita marca un nuevo hito en el desarrollo de la astrofísica, una de las ciencias más dinámicas y de mayor actualidad. Esta especialidad científica ha colocado a Canarias, gracias a la nitidez de su cielo extraordinario y a sus potentes infraestructuras, en el centro de las tareas mundiales de observación encaminadas a conocer los mayores secretos del universo: su origen y expansión, la formación de estrellas, planetas y galaxias, la materia y las energías oscuras… Dicho telescopio, el mayor del hemisferio norte con 23 metros de diámetro, estudiará los rayos gamma de muy alta energía cuyos violentos efectos se dejan sentir en la atmósfera terrestre a través de la radiación electromagnética, así como en los agujeros negros, la explosión de las supernovas, los rayos cósmicos, la formación de cuásares y otros fenómenos de liberación energética. Sin ciencia básica no sería posible explicar los fenómenos naturales, ni conocer y comprender el mundo en que vivimos, incluida la tierra, y tampoco avanzar en el terreno científico. Además de los beneficios que nacen con el constante progreso de la física, muchos de los descubrimientos astrofísicos tienen aplicaciones prácticas en campos como la microelectrónica, las comunicaciones, el desarrollo de satélites y la tecnología espacial. Los desafíos que presenta la astrofísica como rama principal de la astronomía -la ciencia considerada más antigua-, el alto coste de los proyectos de investigación de los cuerpos celestes, en especial por los sofisticados instrumentos que se han de utilizar, y la concentración en muy escogidos lugares de ambos hemisferios de los observatorios más importantes del mundo, han aconsejado la unión de esfuerzos multinacionales para la observación de vanguardia acerca de los apasionantes misterios del universo. En ocasiones como hoy es bueno recordar la importancia de la ciencia, un reto para Canarias que con los recursos a su alcance debe apostar por la I+ D+ i de cara a su mejor desarrollo futuro. Y porque es sin duda la mejor baza como polo de atracción universitaria para la potenciación de los estudios de astrofísica.