mercado >

El BMW 2002 turbo, un adelantado a su tiempo

bmw 2002 turbo
El espectacular BMW 2002 Turbo está en manos de unos pocos elegidos. | DA

Con el nuevo BMW M2, BMW M GmbH prolonga la exitosa historia del BMW Serie 1 Coupé. Al igual que en su momento logró hacerlo el modelo de la serie 1 de BMW, también el BMW M2 establece nuevos listones de referencia en el segmento de los coches deportivos compactos de altas prestaciones. Pero el BMW M2 no solamente es el sucesor directo de este modelo. También es heredero de una gran tradición iniciada ya hace más de 40 años que representó la esencia de lo que en BMW M GmbH se entiende por dinamismo, máxima agilidad y perfecto control de un coche: se trata del BMW 2002 turbo.

La primera crisis del petróleo justo empezaba cuando BMW presentó en el salón del automóvil de Fráncfort IAA de otoño de 1973 el nuevo modelo tope de gama de la serie 02 de la marca: el BMW 2002 turbo. A pesar de ello, se transformó en uno de los coches que más emociones despertó en su época. Y en la actualidad, el BMW 2002 turbo es un codiciado coche clásico.

Su aporte a la historia automovilística es motivo más que suficiente para su popularidad. El BMW 2002 turbo fue el primer coche alemán fabricado de serie con motor dotado de turbocompresor de gases de escape. Además, el BMW 2002 turbo causó sensación por su comportamiento excepcionalmente dinámico para la época. Únicamente se ofreció en los colores plata Polaris metalizado y Chamonix (aunque también hay algunas unidades en negro). Era fácilmente identificable por la banda tricolor “M” visible en el frontal y en los laterales. Contaba con la inscripción “turbo” en el alerón trasero y en las primeras unidades en el faldón delantero (al revés) para se pudiese leer desde un espejo retrovisor en su frontal “2002 turbo”.

Montando un sistema de inyección de gasolina de Kugelfischer y utilizando una unidad turbo KKK, los ingenieros de BMW lograron que el motor de 2.000 cc tuviera muy respetables 125 kW/170 CV a 5.800 rpm. Y el par motor de 240 Nm a 4.000 rpm fue más que impresionante. En estas condiciones el BMW 2002 turbo de 1.107 kilogramos era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos, y su velocidad punta fue de 212 km/h., cifras asombrosas para un motor de 2 litros en 1973. Por lo tanto, el BMW 2002 turbo fue, en su época, uno de los coches más rápidos que circulaba por las carreteras alemanas.

Y su diseño así lo confirmaba. El gran alerón delantero, las ampliaciones atornilladas de los guardabarros y el deflector montado sobre la tapa del maletero indicaban con toda claridad cuál era el potencial dinámico que albergaba el BMW 2002 turbo.

Pero también el habitáculo era óptimo para los conductores que preferían un estilo de conducción deportivo. La dirección de deportiva y los asientos deportivos en color negro eran equipamiento de serie. Los asientos ofrecían una excelente sujeción lateral al trazar curvas a gran velocidad. El ergonómico volante permitía controlar perfectamente el coche. El tablero de instrumentos estaba enmarcado en color naranja. De izquierda a derecha, contaba con medidor de gasolina, temperatura del agua, velocímetro (tarado a 240 Km/h) y tacómetro (hasta 8.000 RPM). A la derecha del volante, un reloj analógico y un medidor de presión del turbo. Indicaba “sin presión”, “turbo en marcha” y “exceso de presión” (zona roja).

Como opción, podía tener asientos en piel o techo solar. No montó aire acondicionado porque no había donde meterlo en el vano motor.

La suspensión y el chasis se vieron notablemente reforzados. Gracias a su moderno chasis con suspensión McPherson de muelles y amortiguadores, tirante de reacción y barra estabilizadora en el eje delantero, al eje posterior independiente con brazos oblicuos, muelles y espirales acompañados de barra estabilizadora, así como frenos de discos autoventilados adelante, el BMW 2002 turbo marcó un hito en los años setenta en lo que se refiere a comportamiento dinámico de un coche. El 2002 Turbo contaba con una caja de 4 velocidades, pero para aquellos que buscaran una mayor aceleración, se puso en opción la caja de 5 velocidades con desarrollos cortos.

Del BMW 2002 turbo se fabricaron en total 1.672 unidades entre septiembre de 1973 y noviembre de 1974.

Un sueño, o un punto de locura

Corrían los años 70 y BMW gozaba de la popularidad del 2002, con el destacado 2002ti que entregaba 120 cv, llegando incluso a montar la inyección en lugar de carburación en el 2002tii, aumentando así la potencia a 130 cv.

Sin embargo, los ingenieros de BMW fueron más allá y aprovechando la experiencia que tenían con los turbocompresores en la aviación se les ocurrió la idea de montar un turbo compresor KKK en un 2002ti para luego pasearse por la fábrica derrapando. La idea gustó a los directivos, que ya en pleno apogeo de la crisis del petróleo, vio en este vehículo la solución para entregar deportividad y al mismo tiempo, unos consumos contenidos.

El 2002 Turbo nació en el año 1973, pero en lugar de usar la base del 2002ti, se utilizó la versión de inyección, el 2002tii, con un motor de cuatro cilindros de 1990 cc de cilindrada, con una distribución soch, que gracias al turbo KKK conseguía aumentar 40 cv su potencia con respecto al tii normal a unos asombrosos 172 cv.