SANIDAD

Cada pediatra tinerfeño atiende en Primaria una media de 900 niños

PEDIATRA
La falta de pediatras en Canarias es una constante los últimos años. / DA

La situación es similar a la de muchas otras comunidades autónomas, y sensiblemente mejor que en algunos países del continente, pero no por ello deja de ser preocupante. La falta de especialistas en Pediatría es uno de los principales caballos de batalla de la sanidad española, especialmente en los últimos años. Y Canarias, como sucede en otras tantas cuestiones vinculadas al ámbito sanitario, no es precisamente una excepción.

De hecho, según exponen al DIARIO desde la Sociedad Canaria de Pediatría y la Asociación de Pediatría de Atención Primaria, cada profesional tinerfeño debe atender en consulta una media de 900 niños en su cupo, una cifra que está en el límite de lo que recomiendan las sociedades científicas. La situación, sin embargo, es especialmente preocupante en el Sur y en las islas menores, donde ese dígito se eleva por encima de las 1.000 cartillas.

En concreto, según datos aportados por las mismas fuentes, el 31% de los pediatras que ejercen en la provincia superan el millar de menores en su consulta, la mayoría de ellos en centros de salud del Sur. De igual modo, de los 144 cupos pediátricos que hay en estos momentos en la Isla, solo 117 están cubiertos por especialistas, mientras que los otros 27 (cerca de un 20%) están ocupados por médicos de familia.

Para el presidente de la Asociación Canaria de Pediatría, Luis Ortigosa, “la carencia de especialistas es una cuestión a resolver desde hace tiempo, aunque estamos trabajando junto con la Administración para evitar agravios comparativos entre unas islas y otras y entre las distintas áreas de salud”. Aun así, el doctor Ortigosa recuerda que en países como Inglaterra ni siquiera hay pediatras en Primaria, lo que refuerza el papel que tiene la especialidad en nuestro país.

“La asistencia al niño desde el momento del nacimiento hasta el final de la adolescencia por parte de un colectivo profesional con tan específico nivel de formación, la puesta en marcha de los programas de salud infantil, la implantación de la cartilla de salud, la universalización de los programas de vacunación, etc, han permitido alcanzar unos estándares de salud excelentes, y han contribuido a que las cifras de mortalidad infantil hayan descendido los últimos 20 años, pasando de 7,6 en 1990 a 3,2 en el año 2010, manteniendo su tendencia descendente en los últimos años, hasta convertirse en una de las más bajas del mundo”, subraya el presidente de la Asociación Canaria de Pediatría.

Luis Ortigosa, pese a todo, deja claro que “hay numerosos aspectos que están pendientes de mejorar en Canarias, como la disminución de las listas de espera en pruebas complementarias y consultas con especialidades; una mayor dotación en los servicios pediátricos hospitalarios y de Atención Primaria; y una mejor coordinación entre el hospital y la propia Primaria, entre otras cuestiones”.

Un déficit crónico de profesionales

Desde el Sindicato Médico (CESM) en Canarias llevan años denunciando la falta de profesionales en Atención Primaria, sobre todo en especialidades como pediatría. En concreto, según la organización sindical, el déficit actual estaría en torno a los 30-40 pediatras, una cifra que coincide con los cupos que están sin cubrir en la provincia de Santa Cruz de Tenerife (sobre todo en el Sur y en las islas menores). En estos momentos, en las universidades isleñas se están formando algo menos de medio centenar de profesionales, que en teoría deben paliar esta carencia a medio plazo. Mientras tanto, el Servicio Canario de la Salud, como también hace en Primaria, ha contratado a facultativos extranjeros acreditados para poder cubrir las plazas vacantes en los centros de salud. Estos, en algunos casos, tienen problemas con el idioma, y la mayoría no ha ejercido antes en el sistema público nacional.

Sanidad busca soluciones urgentes

La llegada a la Consejería de Sanidad de un nuevo equipo directivo, ha provocado un acercamiento entre los profesionales y los responsables de departamentos como la Dirección General de Salud Pública. Su director, Ricardo Redondas, se reunió recientemente con las asociaciones de Pediatría del Archipiélago, al objeto de posibilitar marcos de participación y colaboración mutua para mejorar la atención que se presta en este ámbito y buscar soluciones urgentes en los temas más acuciantes.

Durante el encuentro se trataron temas como el programa de vacunación infantil, fundamentalmente en lo relativo a la próxima incorporación de la vacuna contra la varicela. También se abordaron las mejoras en el protocolo a seguir ante la escasez internacional de vacuna de la tosferina, que ha retrasado momentáneamente la vacunación de los niños de seis años.

La falta de especialistas fue otro de los ámbitos en los que la Consejería de Sanidad y las asociaciones de Pediatría trabajarán conjuntamente en próximas reuniones. Esta carencia quedó de manifiesto el pasado 27 de abril, cuando la Gerencia de Atención Primaria ofertó un total de 45 contratos para pediatras, a los que se presentaron solo 11 especialistas. El resto de plazas tuvieron que ser cubiertas por médicos de familia.