sociedad

Canarias no recibirá refugiados hasta principios del próximo año

Foto REUTERS
Foto REUTERS

Canarias no recibirá refugiados de los que contempla la cuota establecida para España por la crisis europea, al menos hasta principios del próximo año. Así lo confirmaron ayer desde la propia Consejería de Políticas Sociales del Ejecutivo regional y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en el Archipiélago. Ambos sí manifestaron que la previsión del Gobierno central es que un primer grupo llegará a nuestro país entre finales de octubre y principios de noviembre, mientras que otro más numeroso lo hará ya en la segunda quincena de diciembre.

Sin embargo, tanto CEAR como los responsables del departamento autonómico consideraron “muy poco probable” que las Islas sean de las primeras comunidades en recibir personas, porque el Ministerio del Interior ha manifestado que los primeros refugiados serán acogidos en recursos del Estado en la Península. Las mismas fuentes de la Consejería recordaron que se tratará, en cualquier caso, de un proceso “muy escalonado”, que también dependerá de la rapidez con la que Grecia e Italia tramiten los expedientes de los refugiados acogidos temporalmente en esos países.

En la misma línea se manifestó el coordinador de CEAR en Canarias, Juan Carlos Lorenzo, quien explicó al DIARIO que la mayor parte de las personas que llegarán a España son de origen sirio, iraquí y eritreo. “Se trata de procesos administrativos largos y delicados, porque hay que afrontarlos con unas condiciones y garantías muy concretas”, agregó Lorenzo, quien dejó claro que “no basta con acogerlos en un recinto donde haya camas y baños, porque es algo mucho más complejo que todo eso”. No en vano, CEAR aboga por estudiar técnicamente y conjuntamente con la Administración regional y el resto de interlocutores implicados -dentro del espacio de coordinación autonómico que se ha creado para tal fin- los recursos de acogida e integración con los que puede llegar a contar el Archipiélago.

Las Islas acogerán unas 600 personas en una primera fase, aunque podrían ser más

En esta línea, desde la Consejería recordaron que se ha puesto en marcha una mesa técnica de trabajo donde se está analizando la “viabilidad de los recursos alojativos”, así como otras cuestiones básicas, como el acceso a servicios educativos, sanitarios, sociales, etc. Al respecto, el responsable de CEAR pone como ejemplo el centro de acogida que posee la comisión en Vecindario (Gran Canaria), el único recurso de acogida para refugiados existente en las Islas en estos momentos. De acuerdo con la propuesta de reparto entre estados elaborada por la Comisión Europea el pasado mes de septiembre, España tendrá que acoger a un total de 14.931 refugiados que huyen de la guerra en su país. De ellos, Canarias asumirá en una primera fase a unas 600 personas, una cifra inferior a las plazas dispuestas en principio por el Gobierno regional (650), en colaboración con los cabildos insulares, ayuntamientos y ONG, tal y como anunció hace dos semanas la vicepresidenta del Ejecutivo canario, Patricia Hernández. Se calcula que en lo que va de año han llegado ya a Europa a través del Mediterráneo más de 300.000 personas, entre sin papeles y refugiados.

Las peticiones de asilo suman cuatro años “al alza”
Detrás de las imágenes de la tragedia que periódicamente llegan desde distintos puntos del Mediterráneo, se esconde una sangrante realidad que ha puesto en jaque a la UE: el problema de los refugiados. Estos se cuentan ya por millones en distintos puntos del planeta, debido a la proliferación de conflictos armados de difícil solución.

Canarias, como puerta de entrada a Europa, no es ajena a esta realidad, y así lo reflejan los datos de asilo y refugio que maneja la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la organización más representativa y con más experiencia en este ámbito. Así, el año pasado CEAR contabilizó en el Archipiélago 85 solicitudes de protección internacional, la mayor parte de ellas de ciudadanos procedentes de Ucrania, Venezuela, Mali, Guinea Conakry y el Sáhara Occidental.

Y aunque las cifras de peticiones de refugio siguen estando lejos de las contabilizadas en 2006 y 2007, cuando se registraron 912 demandas, los responsables de la organización humanitaria aseguran que la tendencia va “claramente al alza” los últimos cuatro años. De hecho, solo en el primer semestre de 2015 se registraron más de 60 solicitudes, por lo que la proyección a final de año podría superar con creces el centenar de peticiones, ya que solo en Siria hay seis millones de desplazados forzosos por la guerra que sufre el país.