santa cruz

La capital congela tributos en 2016 y compensa el alza estatal del IBI

Zaida González, José Manuel Bermúdez y Juan José Martínez, ayer durante la rueda de prensa. | DA
Zaida González, José Manuel Bermúdez y Juan José Martínez, ayer durante la rueda de prensa. | DA

La actualización de los valores catastrales que el Ministerio de Hacienda recoge en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 supone una subida generalizada del 10% del Impuesto sobre Bienes e Inmuebles (IBI), un incremento que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha neutralizado al bajar el IBI en el mismo porcentaje, evitando así que esta medida se traslade al bolsillo del vecino. El resto de tributos municipales también se congelan evitando así que suba la presión fiscal en el municipio. Así lo anunció ayer el alcalde, José Manuel Bermúdez, en la presentación de los cambios en las ordenanzas fiscales de la capital que entrarán en vigor el 1 de enero de 2016. En la práctica, como reconoció el alcalde, con la neutralización del valor catastral, “el vecino no sufre la subida y se mantiene la presión fiscal en términos similares a los del año pasado”, recordando Bermúdez que “mantenemos la bonificación del 3% para los contribuyentes que domicilien el pago”, única medida que permitirá una rebaja fiscal en 2016.

Junto a este cambio por el que, según detalló el concejal de Hacienda, Juan José Martínez, se evitará que los chicharreros paguen cerca de 3,5 millones más en 2016, el resto de novedades fiscales pasan por medidas que Martínez admitió no supondrán un gran impacto en las cuentas municipales por tratarse de partidas que en el montante de ingresos del Ayuntamiento no son muy elevadas.

Estas medidas pasan, según enumeró Bermúdez, por la bonificación del 100% de la tasa de ocupación del dominio público para kioscos en 2016 (el 50% que tendría que haberse aplicado este año y el 50% del 2016) y la supresión de esta misma tasa para las empresas con instalaciones voladizas (toldos, rótulos, carteles…), beneficiándose así de la misma medida que ya se aplica a la instalación de sillas y mesas en las terrazas.

Otra de las bonificaciones que se va a implementar es la aplicable a los camiones que entran en la ciudad con exceso de peso, en el 50%, y la última, quizá la más llamativa es la bonificación del 95% a las cooperativas de economía social como por ejemplo el Mercado Nuestra Señora de África. El alcalde defendió esta última medida asegurando que “es un espaldarazo muy importante para todos los puestos del mercado y va en la línea de fomentar el ahorro de las familiar, por un lado, y el aumento de la dinamización, por otro, que defendemos desde este equipo de gobierno”.

Sin embargo, aplicar esta iniciativa, que responde por otra parte a un acuerdo plenario en el que se aprobó bonificar el IBI a las entidades de economía social, está restringida a que sea el propio interesado el que la solicita, que además sean entidades declaradas de especial utilidad o interés municipal por concurrir circunstancias sociales, culturales, histórico-artísticas o de fomento del empleo, por tiempo indefinido y siempre que cumpla los requisitos fijados en la ordenanza. Por último, será el Pleno el que deba aprobar esta bonificación por mayoría simple de sus miembros.

El alcalde defendió el conjunto de medidas asegurando que con ellas “mantenemos la recaudación congelada en los niveles de 2015 y sumamos medidas nuevas para reducir la presión fiscal, una tendencia que mantendremos siempre que podamos garantizar los servicios, inversiones e infraestructura de manera adecuada”.

El concejal de Hacienda defendió que el conjunto de bonificaciones es posible gracias por un lado al saneamiento del Consistorio y por otro al buen funcionamiento del Plan de Inspección Fiscal, que ha permitido ingresos extras a la administración local. Aseguró Martínez que de no aplicarse la rebaja del 10% en el IBI, los vecinos tendrían que haber desembolsado cerca de 3,5 millones más.

Por su parte, la primer teniente de alcalde, Zaida González, aseguró que con la rebaja del 10%, “cumplimos uno de los compromisos del programa de gobierno, que era el de bajar impuestos”.

Bonificación de tasas y mantenimiento de la presión fiscal
Reducción del IBI. El incremento del 10% en el valor catastral será compensado por el Ayuntamiento reduciendo en el mismo porcentaje el IBI capitalino. Sí se reducirá el tipo de gravamen, que pasa del 0,57% al 0,52%.
Kioscos de prensa. Los pequeños kioscos de prensa tendrían que haberse beneficiado este año de una reducción del 50% en la tasa de ocupación de dominio público, bonificación que no se aplicó y que el Consistorio ha acumulado para 2016, aplicando una bonificación del 100%.
Elementos voladizos. Las empresas con toldos, rótulos y demás elementos voladizos también verán bonificada la tasa de ocupación, aunque en este caso se trata de una supresión de forma indefinida.
Vehículos pesados. Los camiones con exceso de peso tendrán una bonificación del 50% en la tasa de ocupación.
Economía social. Reducción del 95% en el recibo de la contribución para las entidades como La Recova capitalina.
Fiscalidad verde. Se bonifica a los vehículos que se adapten a la tecnología GLP (gas licuado del petróleo).
Domiciliación. Se mantiene el 3% de bonificación a los vecinos que domicilien sus recibos. El 70% del IBI se sigue cobrando directamente en ventanilla.