SANTA CRUZ

La capital pide más capacidad de decisión en la Reseva de la Biosfera

MACIZO DE ANAGA
El macizo de Anaga se extiende a lo largo de Santa Cruz, La Laguna y Tegueste. / M. P. P.

El 75% del Parque Rural de Anaga y de la población que lo habita, se ubica en el municipio de Santa Cruz de Tenerife, mientras que el 25% restante se reparte entre La Laguna y Tegueste. Este argumento es el que el Ayuntamiento capitalino esgrime para tener más capacidad de decisión que sus vecinos en el futuro Consejo Rector que ha de regir los destinos de la recientemente declarada Reserva de la Biosfera que afecta al macizo de Anaga. Así lo explicaba el concejal responsable del distrito, José Alberto-Díaz Estébanez, en una reciente entrevista concedida a este periódico.

El edil detallaba que “a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las reservas en Canarias, que son insulares, estamos ante una de carácter supramunicipal, por tanto hay que entender que si el 75% tanto de la población como de la Reserva de la Biosfera es de Santa Cruz, no parece ni lógico ni coherente, que la capacidad de decisión de los futuros órganos rectores no tenga en cuenta quien tiene más peso por territorio y población y en eso también estamos”.

De esta forma Díaz-Estébanez reclamaba esa mayor capacidad de decisión aunque reconoció que “todo esto se implantará muy lentamente; hay Reservas de la Biosfera que se declararon hace 10 años y que todavía no tienen órganos rectores aunque eso no debe sucedernos aquí”. El edil defendió la consecución de este título como “una gran oportunidad para hacer un trabajo estupendo” aunque matizó que “el que se crea que esto es una medalla es que no tiene idea de lo que es y si se cree que es un poquito más de lo que había, también se equivoca”. “Hay que diferenciar que el objetivo de la Reserva es totalmente diferente al del Parque Rural -continúa- porque lo que teníamos hasta ahora es fundamentalmente conservacionista”. Para Díaz-Estébanez el título de la Unesco significa apostar por el desarrollo sostenible. “La Reserva de la Biosfera no es una reserva india, es una oportunidad para mejorar”, sostiene.

“Si no hay desarrollo no hay nada que mantener, el objetivo por tanto es el desarrollo social y económico de los habitantes de la Reserva y eso hay que explicarlo muy bien”, defiende el edil quien añade que, “los vecinos es verdad que tienen un cierto temor de que este título le suponga una cortapisa a su capacidad de desarrollo”.

Captación de recursos de conectividad y económicos, medioambientalmente sostenibles, desde artesanía, pasando por la agricultura ecológica o el desarrollo de un determinado tipo de turismo, son algunos de los beneficios que el edil defiende para Anaga.

Igualdad de oportunidades

José Albert Díaz-Estébanez entiende que si hay un distrito que se presenta como una unidad diferente ese el de Anaga, “es el de mayor extensión y el de menor población, con una gran dispersión geográfica, dificultades de comunicación y un tesoro inmenso que es el macizo de Anaga”. Por eso, independientemente de la Reserva, el edil entiende que desde el Consistorio la principal labor pasa por mejorar la movilidad y por dar igualdad de oportunidades.

El concejal también llama la atención sobre que la calidad de servicios no es la misma se viva donde viva se viva. “No se puede pretender vivir en medio del paraíso como Casas de la Cumbre y tener la misma frecuencia de guaguas que si vives en el centro. Todo no puede ser, pero sí podemos dar todas las posibilidades a esas personas para acceder en igualdad de oportunidades a servicios básicos”.