CD TENERIFE> LA actualidad

Castigo severo a la vista

Agné se teme lo peor. Sabe que el domingo no dio un buen ejemplo y que el Comité de Competición le castigará hoy con dureza después de ser expulsado, patear un objeto en la banda y tener que ser sujetado con fuerza por otros componentes del club para que el espectáculo y las consecuencias de sus actos fueran mayores. “Temo una sanción dura”, reconoció ayer el preparador en declaraciones a Canarias Radio.

“Hacía muchos años que no me ponía así en un partido, pero mi sentido de la justicia me hizo indignarme”, se excusó el técnico, a quien le esperan entre dos y cuatro encuentros en los que no podrá sentarse en el banquillo del CD Tenerife. El técnico fue expulsado por “protestar de forma ostensible y reiterada una decisión mía, tirando el recipiente de guardar botellas y pateándolo posteriormente. Una vez expulsado se dirigió hacia mi árbitro asistente número uno increpándolo, teniendo que ser sujetado por integrantes de su banquillo para que se retirara del terreno de juego”. Así recoge el acta del colegiado Jorge Figueroa Vázquez la acción que llevó al aragonés a los vestuarios. “Temo una sanción dura, de 2 a 4 no me lo quita nadie. Me sentí muy molesto y si a eso le sumas la tensión del partido. Creo que el cuarto árbitro y el linier deben ver como está la situación y no estar pendientes del banquillo”, siguió exponiendo sus argumentos Agné, quien ahora respira tranquilo al comprobar que Nano no sufre secuelas, ni mayores consecuencias, tras el enorme golpe que se llevó durante el partido del domingo: “Está bien que es lo importante. Yo personalmente me asusté y me puse nervioso, porque justo estaba al lado mio y vi cómo estaba. Menos mal que ya está mejor y es fuerte”.

El preparador aprovechó su paso por los micrófonos de la radio pública para hacer balance de las diez primeras jornadas de Liga disputadas. Como no podía ser de otra manera, el resultado de su análisis es negativo. “La valoración de estas 10 jornadas es mala. En los cuatro primeros partidos sacamos 1 de 12 y eso nos lastra mucho. Ojalá hubiéramos sido capaz de empezar la temporada como lo estamos haciendo ahora”, deseó. Eso sí, del equipo de ahora dijo que “sabe reaccionar. Ahora, hay que adaptarse y saber gestionar las bajas, confiamos que vuelva Cristian. La afición puede creer en estos muchachos que lo harán bien”.

Reconoció que un entrenador siempre está cuestionado, pero eso no le debe hacer “temer por su puesto” porque “convive con eso. A mi me sorprende el respeto que hay en la calle, en otros sitios no sucede, y por eso estoy tan a gusto aquí”.

También se refirió a algunos casos concretos de jugadores de su plantilla. A Cristo González le aconsejó que esté tranquilo y que le haga caso “a mí y al club. Tiene una calidad indudable. Espero que siga creciendo y que no se le suba nada a la cabeza”.