CD TENERIFE-CA OSASUNA (2-2)

El Tenerife empata ante el líder en el último suspiro y con dos jugadores menos

Con apenas nueve jugadores, apelando a la heroica y cosechando un empate épico. Así igualó a uno el CD Tenerife frente al líder de la categoría, el Osasuna, que hasta en dos ocasiones se pudo por delante en el marcador, pero que se vio sorprendido por las tremendas narices que le echaron los blanquiazules al partido. La parte más negativa del encuentro se la llevó el canterano Nano, quien se llevó un tremendo golpe en la cabeza tras chocar con un contrario.

A consecuencia del impacto, el delantero padeció un traumatismo craneoencefálico y presentó una crisis convulsiva. Tuvo que abandonar el terreno de juego en camilla y trasladado al Hospital Universitario de Canarias, donde se le practicó un TAC craneal, siendo el mismo normal. El jugador permanecerá en observación y pendiente de evolución, aunque en la noche de ayer ya estaba estable y consciente.

El duelo tuvo intensas dosis de emoción y nunca perdió un alto grado de lucha desde sus compases iniciales.

Los visitantes dejaron claras sus intenciones desde muy pronto. Se pusieron por delante en el marcador cuando solo se habían jugado tres minutos. Roberto Torres ejecutó un magistral lanzamiento de falta que le fue imposible de repeler a Dani. Este tanto no sólo permitió al conjunto navarro adelantarse en el marcador sino que, además, reafirmó su planteamiento de partido. Enrique Martín jugó con cinco atrás cuando no tenía la pelota, por lo que no pasó demasiados apuros hasta el final del primer acto.

Ahí fue cuando Omar puso la igualada al borde del descanso. Cristo sirvió un buen servicio que no acertó a rematar Aurtenetxe, pero Omar recogió el balón con inteligencia para marcar al borde del descanso. El grancanario empató y el colegiado, inmediatamente, pitó el final del primer tiempo.

FOTO: FRAN PALLERO
FOTO: FRAN PALLERO

El paso por los vestuarios benefició a los locales, que salieron con nuevos bríos al campo. Quizás demasiado revolucionados en algunos momentos. Por ejemplo, en seis minutos, entre el 47 y el 53, los de Agné se ganaron tres tarjetas: una amarilla la vio Cámara, que se pierde el compromiso ante el Lugo; otra del mismo color Vitolo; y una roja directa a Alberto, quien en una acción muy infantil y totalmente evitable, se autoexpulsó. En un balón aéreo, Alberto golpeó a un jugador rojillo con el codo, dejando a su equipo con 10 para más de 40 minutos de juego.

El Tenerife se quedó con nueve cuando Nano se llevó un fuerte golpe en la cabeza. Salió por su propio pie, pero ayudado por los galenos del equipo, del campo, pero en la banda convulsionó y tuvo que ser trasladado en ambulancia al HUC.

Tras el susto, la emoción se apoderó del partido. Con un Tenerife volcado en ataque, Nino pudo sentenciar ante Dani Hernández, perdonando a su exequipo y fallando lo que parecía imposible. El regalo lo aprovechó el Tenerife. El gol para los blanquiazules llegó sobre la bocina. Germán en el minuto 92 aprovechó un balón suelto en el área para conseguir un empate que no saca al equipo del descenso, pero que ayuda y refuerza la moral de la tropa.

FOTO: FRAN PALLERO
FOTO: FRAN PALLERO

2. CD Tenerife: Dani Hernández; Cámara (Lozano, min. 66), Carlos Ruiz, Germán, Aurtenetxe; Alberto, Vitolo, Aitor Sanz; Omar Perdomo, Cristo (Jairo, min. 62) y Pedro Martín (Nano, min. 72).

Entrenador: Raúl Agné

2. CA Osasuna: Nauzet; Oier, Miguel Flaño, Tano, Unai García, Javier Flaño; Maikel Mesa (Loties, min. 69), Roberto Torres; Merino (Olavide, min. 59), Pucko (Alex Berenguer, min. 51) y Nino.

Entrenador: Enrique Martín

Goles: 0-1. Min. 3: Roberto Torres; 1-1. Min. 47: Omar; 1-2. Min. 64: Oier, de cabeza; y 2-2. Min. 92: Germán.

Árbitro: Jorge Figueroa Vázquez (Comité Andaluz). Expulsó al local Alberto (min. 51) por propinar un codazo a Merino, y a su entrenador Raúl Agné, por protestar, además, amonestó a los locales Carlos Ruiz, Cámara y Vitolo, y a Merino, Olavide y Unai García, por parte visitante.

Incidencias: encuentro correspondiente a la décima jornada de la Liga, de Segunda división, disputado en Heliodoro Rodríguez López, de Santa Cruz de Tenerife, ante 8.631 espectadores. Antes de iniciarse el encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Nicolás Pérez Álvarez, ex consejero del CD Tenerife. En la recta final del encuentro el local Nano sufrió un duro golpe que propició su traslado a un centro hospitalario.