sanidad

Cerca de 5.000 enfermeros canarios ya pueden prescribir medicamentos

Los profesionales de la Enfermería ya pueden prescribir medicamentos con todas las garantías legales. | DA
Los profesionales de la Enfermería ya pueden prescribir medicamentos con todas las garantías legales. | DA

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el Real Decreto que regula el uso, indicación y autorización de medicamentos por parte de los enfermeros, lo que se conoce como prescripción enfermera. El citado decreto, sin embargo, ha generado una importante controversia, a pesar de que supuestamente había sido consensuado por el Gobierno y los distintos colectivos profesionales implicados. De hecho, el sindicato mayoritario en el sector, Satse, ha anunciado que lo recurrirá, porque entiende que el texto que aprobó el Ejecutivo del PP fue modificado a última hora sin que se notificara a los colegios y organizaciones sindicales.

Igualmente, desde Satse consideran que el decreto “vulnera dos normas de rango superior, como son la Ley del Medicamento y la Ley de Procedimiento Administrativo”, por lo que va a solicitar ante el Tribunal Supremo la “inmediata suspensión cautelar” del documento por nulidad de pleno derecho, en lo referido a su artículo 3, que regula el ámbito de las actuaciones con los medicamentos sujetos a prescripción médica. Mientras tanto, y a la espera del recorrido que pueda tener dicho recurso, cerca de 5.000 enfermeros que ejercen en Canarias ya pueden prescribir fármacos, puesto que poseen la acreditación para poder participar en la indicación y uso de los medicamentos. Según confirmó ayer a este periódico el presidente del Colegio de Enfermería de Tenerife, José Ángel Rodríguez, “casi el 40% de los 12.000 profesionales colegiados que hay en el Archipiélago han realizado los cursos que permiten su acreditación, entre otras cosas porque los nuevos graduados ya salen con esta previsión en su currículum”.

Rodríguez, que también es vicepresidente del Consejo General de Enfermería, es muy crítico con el nuevo decreto, ya que entiende que el objetivo era dar cobertura y seguridad a los enfermeros, para reforzar también las garantías de cara a los pacientes. “Cuando todos estábamos de acuerdo, cambiaron el articulado, lo que me parece una auténtica tomadura de pelo”, concluye el responsable del colegio provincial de Enfermería.

Inhabilitados por recetar paracetamol o asistir partos
Tras ocho años de negociaciones, por fin se había logrado consensuar un Real Decreto del agrado de todos los profesionales. Sin embargo, según denuncian colegios y sindicatos, “el Gobierno se ha dejado chantajear por algunos médicos, introduciendo modificaciones a última hora”. Y es que el tema de la prescripción enfermera no es baladí, sobre todo si tenemos en cuenta que se han dado casos de inhabilitación de enfermeros por prescribir fármacos como el paracetamol, que paradójicamente no está sujeto a prescripción médica.

De igual modo, agregan desde Satse, con el nuevo decreto los profesionales incurrirían en “delitos de intrusismo” si siguen vacunando a la población, que ahora deberá contar con un diagnóstico y prescripción previa. Algo similar ocurre con la asistencia directa a pacientes con úlceras, la atención de partos, la mediación de crónicos o la atención a personas en Urgencias, labores que habitualmente realizan los enfermeros.