entre nosotros

Cien días de Clavijo

Han pasado 22 años desde aquel voto de censura (1993) contra Jerónimo Saavedra, por el cual Manuel Hermoso accedió a la presidencia del Gobierno canario. Pues bien, desde entonces el destino de los canarios/as ha estado en manos de los nacionalistas de CC. Hoy, y a pesar de ser la tercera fuerza política, gracias sobre todo a una Ley Electoral alegal, inmoral y vejatoria, Fernando Clavijo es el presidente de la Comunidad Autónoma Canaria.

Hasta feo estaría que me pusiera a darle garrotazos al hombre cuando lleva escasamente tres meses ejerciendo. Hombre, algunas cosas parecen haber cambiado respecto a su antecesor. Le noto voluntad, diálogo y consenso, pero sigue arrastrando a personajillos, que más que ayudar, lo que hacen es joder y restar credibilidad; hablo del Barragán y el Ruano, dos pájaros de mucho cuidado a los que hay que darles de comer aparte. Haría bien don Fernando quitándoselos de encima cuanto antes, recuerdan mucho a un pasado reciente para olvidar cuanto antes por los canarios/as.

Don Fernando Clavijo parece querer distanciarse de su antecesor en el cargo, tanto en la forma, como en los hechos. Nada más llegar lo primero que hizo fue recuperar el buen rollito con el Gobierno de Rajoy, y parece haber obtenido rédito anulando la recaudación del ITE, en torno a 160 millones de euros. A continuación dio órdenes para eliminar el espectáculo de las viviendas por sorteos. También se reunió con empresarios y sindicatos para retomar la VI Mesa de la Concertación Social Canaria. Y se presentó en Europa, como tiene que ser. Aquí no hay trampa ni cartón, es lo que hay.

Dos cosas urgentes, presidente. La primera romper el pacto con el PSOE canario, y que gobierne la derecha natural canaria: CC/PP. Y segunda, recuperar el documento del REF enviado a Madrid, y someterlo a un reajuste contando con la participación de todas las fuerzas política, económicas y sociales, sometiéndolo finalmente a referéndum. Excmo., con todos mis respetos: ¡Hasta más ver!