Cien días de consenso por La Laguna – Por José Alberto Díaz Domínguez

Estamos en otro tiempo. Un tiempo nuevo en el que la ciudadanía ha pedido, con su voto, que haya diversidad de fuerzas políticas y que éstas se sienten, que nos sentemos a dialogar. Esta premisa es la que ha marcado el inicio de mandato en La Laguna y es, precisamente, la que estamos acatando: seguir en la senda de diálogo y trabajo común. El debate debe, por tanto, estar centrado en el consenso y el esfuerzo, frente a la crispación que muestran de manera interesada quienes no tienen más que un discurso derrotista. El nuestro es el de la ilusión. El de las propuestas. El del trabajo diario y continuado que es lo único que sirve para avanzar y gobernar de la manera más justa posible. A mi pesar, estos cien días han estado, en ocasiones, teñidos por la sombra de las especulaciones en torno al acuerdo de Gobierno. Yerran quienes creen que pueden sacar de ello rédito político. Se olvidan de que los ciudadanos están demandando estabilidad y soluciones. No quieren saber -con razón- nada de pactos, ni de firmas: Les basta con saber que hay un gobierno formado por Coalición Canaria y el PSOE y que funciona. Sobre todo, esto último.

Con estas líneas y esta declaración de intenciones, pretendo seguir, cada día, atendiendo a lo que es mi prioridad y la de mi formación política: los barrios y la política social. Cómo mejorar la situación de tantas familias a las que les cuesta un mundo llegar a final de mes. Cómo seguir adelante, ayudando a la creación de empleo ahora que el panorama se vislumbra más positivo, al tiempo que se trabaja en la justicia social y en el desarrollo.

Mi estilo personal, bien lo saben quienes me conocen, no es el de las declaraciones altisonantes y los titulares tremendistas. Es el de trabajar para solucionar los problemas y para no generar conflictos nuevos. Es el de atender a la ciudadanía en un momento crucial de este Archipiélago. Y sigo pensando que es una legítima y justa aspiración que, al acuerdo de Gobierno, se pudiera sumar la oposición a trabajar con nosotros por el interés general. La mano está tendida para ello. Y una buena muestra es el hecho de que la Comisión para la Transparencia la presida un partido que esté en la oposición.

Hoy por hoy, La Laguna es un ejemplo de buen gobierno. Las buenas prácticas puestas en marcha en años anteriores van viendo sus frutos. Tenemos, además, el compromiso de aprobar el Plan General de Ordenación en el plazo de un año, culminando así el que ha sido un proceso de participación ciudadana sin precedentes en Canarias. Tenemos claro que queremos ayudar a quienes ayudan. Por ello, estamos garantizando a los colectivos sociales la ayuda municipal que hemos venido prestando en los últimos años. Se han firmado casi una treintena de convenios. El plazo de pagos a proveedores, fundamental para la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas, se ha reducido de 180 a 71 días y se espera que de aquí a diciembre se reduzca a 31 días.

A finales de la próxima semana se adjudicarán las obras del Parque de Las Mantecas, adscrito al Polo Científico y Tecnológico de La Laguna, que supondrá la creación de puestos de trabajo, mejora calidad de vida de los vecinos, más economía para la zona, entre otros muchos avances…

Hemos aprobado un plan de rebacheo de las carreteras del municipio, cumpliendo el compromiso de ir mejorando las vías en los barrios y pueblos del municipio. En suma, estos 100 primeros días se han establecido las líneas generales de nuestro programa y se ha trabajado en aquellas que ya estaban abiertas con el único propósito de que la ciudadanía sepa que puede confiar en un gobierno estable que trabaja para su bienestar y avance.

*Alcalde de San
Cristóbal de La Laguna
@josealbertodd