el charco hondo

Coalición

Ayer se plantearon, aquí, dos preguntas. ¿Por qué CC no se refleja en los espejos electorales? ¿Cómo se explica que sus siglas no proyecten sombra alguna? Se dijo, y cree, que un escenario electoral a cuatro (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos), con las disyuntivas derecha-izquierda o nuevo-viejo tragándose toda la luz, tienen a CC a oscuras. A raíz de tal análisis, quienes manejan los fogones de Coalición lanzaron, también ayer, un guante. ¿Acaso eres capaz de preguntar con los focos apuntando a las fortalezas, y no solo a las debilidades? Vamos allá. ¿Puede CC reflejarse en los espejos electorales?, ¿es posible que sus siglas tengan la proyección que necesitan? Consta en Coalición que unos comicios a cuatro los tiene nadando a contracorriente; a lo que se suma, guste o no leerlo, que su idilio con el PP es un handicap electoral. Hasta aquí las debilidades, a partir de aquí sus fortalezas. Respecto al pacto PSOE-NC, la mala noticia es que los dejaron solos; la buena es que los han dejado a solas con decenas de miles de votantes acostumbrados a situar lo canario por encima de otras disquisiciones. No acaban ahí las fortalezas que las debilidades esconden. A diferencia de otras convocatorias, esta vez no pelean contra ola alguna y, con Podemos desinflado, después de arrancarle un brazo al PP las mandíbulas de Ciudadanos están centradas estas últimas semanas en morder en el caladero socialista. Si dan los pasos adecuados para recuperar la centralidad que les otorga su implantación municipal, insular y regional, si definen con nitidez -pero ya- perfil y voz diferenciados, aún están a tiempo de reflejarse en un espejo con guión adverso. Nacionalistas o no, decenas de miles de almas siempre han visto con buenos ojos que CC se siente y escuche en Madrid; siendo así, a quienes están en los fogones de Coalición le corresponde la tarea de abrir los ojos a quienes tienen la intención de pensar a cuatro.