Un cole distinto

<
>

En el CEIP Aguamansa, en La Orotava, todo es distinto. Los niños entran a clase con música que ellos mismos eligen en lugar de sirenas, comienzan el día con una asamblea o círculo de corazones, una especie de tagoror moderno en el que expresan cómo se sienten, y no tienen asignaturas que superar sino retos incluidos en proyectos en los que confluyen diversas inteligencias para que puedan alcanzar el conocimiento por varias vías.

Cada alumno tiene voz y voto en las asambleas, en las que también participan docentes, padres y madres, donde se discute y se habla de todo, pero también se piensa una solución para evitar posibles conflictos.

El CEIP Aguamansa tiene un proyecto educativo único en Canarias basado en que “todos los niños tienen un lugar en el mundo para demostrar lo que valen y todos son inteligentes” que fue modificado el año pasado como consecuencia de un acontecimiento que la comunidad educativa ha decidido dejar atrás y apostar por el futuro.

En mayo de 2014 el anterior director denunció a una profesora ante la Fiscalía de Menores a instancias de un grupo de padres y madres por publicar fotos y nombres de los alumnos en una página web ajena al centro sin contar con la autorización correspondiente. Pero además, los familiares detectaron “ciertas conductas extrañas” en sus hijos que achacaron a las ideas y metodología de la docente que no aprobaba la mayor parte del claustro. Prueba de ello es que ocho de los diez integrantes, pidieron el traslado a otro colegio y hoy ya no están allí.
De acuerdo a la filosofía del centro este episodio ha quedado en un mal y doloroso recuerdo. De esa crisis nació un nuevo proyecto en el que se cuenta con la profesora en cuestión. La encargada de defenderlo es Cristina Albelo, quien fue nombrada directora el curso anterior y está al frente de un claustro de profesores “que están allí porque quieren” y creen en una educación diferente, basada en el respeto y la libertad, con todas las consecuencias que ello conlleva.

Aunque prefiere evitar las comparaciones porque “uno intenta llevar la enseñanza como puede y como sabe”, existen diferencias básicas entre el CEIP Aguamansa y otros colegios. Una de ellas es que se impulsa a los niños a investigar y a aprender por sí solos. “La sociedad y la educación no están unidas, en la escuela de hoy los niños se encuentran en un mundo en el que tienen todo fácil, todo hecho, no solo lo material sino la información, se mata su curiosidad y sus ganas de aprender y por eso se aburren”, sostiene.

Cree que es el único en Canarias que trabaja de forma práctica en las aulas con la Teoría de las Inteligencias Múltiples impulsada por Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard y Premio Príncipe de Asturias, quien sostiene que cada persona tiene nueve inteligencias diferentes: lingüística; espacial; musical; lógico-matemática; cinético-corporal; interpersonal; intrapersonal; existencial; y naturalista.

De este modo, todos los niños son igual de válidos porque se valora el talento de cada uno de ellos y eso refuerza su autoestima y los prepara para enfrentarse a los cambios. “Aprenden a decidir, a negociar, a ceder, o a aguantar a los que no les gusta, porque eso es con lo que se van a encontrar en el mundo”, sostiene Cristina Albelo.

Futbolines, libros y un rocódromo

Futbolines, pelotas, un rocódromo confeccionado por los alumnos, libros de cuento, y juegos de mesa, están al alcance de los alumnos y distribuidos en las zonas comunes. Y aunque la utilización de algunos de ellos puede generar problemas porque todos quieren disfrutarlos al mismo tiempo, se intenta alcanzar un consenso con la mediación de los docentes.

A la entrada del colegio también hay banderines de colores en los que se pueden leer diferentes mensajes como ‘nunca dejes de sonreír’, ‘disfrutar y estar alegre todo el día’, ‘viva la vida’ o ‘quiero que seas feliz’. Entre los proyectos que realizan los alumnos se encuentra el el denominado Arte creativo en tiempo de ocio, Personajes misteriosos, Yoga Aguamansa, Matemáticas Activa, Huerto escolar, Comederos aguamanseros, y la Radio escolar. Todos tienen en común la implicación de las familias y del AMPA, que también funciona como una democracia participativa en la que todos sus miembros tienen voz y voto .