política

El consejo rector de la RTVC aplaza personarse en el caso contra García

Alberto Padrón, María Álvarez, Santiago Negrín, María José Bravo y María Lorenzo, tras tomar posesión. | S. C.
Alberto Padrón, María Álvarez, Santiago Negrín, María José Bravo y María Lorenzo, tras tomar posesión. | S. C.

El Consejo Rector de la Radio Televisión Canaria (RTVC) ha aplazado para el próximo día 20 la decisión sobre personarse en la causa judicial que se instruye contra el exdirector de este ente Guillermo García, imputado por malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y prevaricación en la contrataciones de programas al productor Francisco Padrón, también encausado, junto a la exdirectora financiera del medio televisivo autonómico, Lourdes Reyes.

La reunión del consejo ayer resultó tensa, y por momentos, subida de tono, por las discrepancias que expresaron varios miembros de este órgano, formado por cinco integrantes, disconformes con algunos aspectos de la gestión llevada a cabo hasta ahora por el nuevo presidente de la RTVC, Santiago Negrín.
En concreto, el punto que generó más desencuentros fue la propuesta de nueva programación para el último cuatrimestre del año, que de momento no goza del visto bueno del consejo rector, básicamente porque varios consejeros consideran insuficiente la información facilitada por el presidente,
VideoReport Canarias, empresa concesionaria de los servicios informativos de la TVC, suspendió a última hora de ayer viernes la puesta en antena de la nueva imagen de los informativos, decorados y cambio de presentadores previstos para el próximo lunes.

La decisión, según pudo saber este diario, ha causado sorpresa en el seno de la dirección de esta compañía formada por Canarias 7 y los grupos Secuoya y Vértice 360. Aunque ayer la sesión tuvo carácter informativo, y no ejecutivo o decisorio, debido a la falta aún de una letrada asesora, todo parece indicar que en una próxima reunión se acordará la personación en dicha causa judicial, pues el consejo dispone ya de un informe de un catedrático de Derecho Procesal al respecto que avala dar este paso “para garantía del patrimonio de la RTVC”, según explicó ayer uno de los consejeros, Alberto Padrón.

Aunque fuentes del consejo, que prefirieron mantenerse en el anonimato, señalaron un malestar unánime con Negrín, Padrón desmintió esta versión y redujo esta división interna a solo una parte de los consejeros, dos a lo sumo. “Espero que esta situación se reconduzca, pues puede que haya faltado más comunicación entre el presidente y los consejeros, pero a mi juicio en la reunión [de ayer] alguien ha podido usar un tono no adecuado y una actitud enconada hacia Santiago Negrín”, manifestó Padrón, quien no dudó en apoyar al máximo responsable de la RTVC. “Mi confianza la mantiene, por supuesto”, dejó patente.

A su juicio, la gestión en estos momentos del ente público está condicionada por el hecho de que el nuevo equipo rector se ha encontrado con que solo quedan 300.000 euros para terminar el año, por lo que entiende que hasta enero de 2016 no se podrán realizar todos los cambios en los que se está trabajando.
Otro punto sobre el que, según Padrón, habrá acuerdo es el referido a efectuar una auditoría interna en la RTVC, que se encargará “a la persona más idónea entre cinco propuestas”.

El consejo rector tomó posesión en mayo, semanas antes de las elecciones autonómicas y después de que fueran elegidos por el Parlamento canario. Negrín y María Antonia Álvarez fueron propuestos por CC; Padrón y María José Bravo de Laguna, por el PP, y María Lorenzo, por el PSOE.

Sus nombramientos se deben a un nuevo modelo de gestión de la RTVC, a raíz de la nueva ley de este ente, por la que se crean tres consejos, uno rector, y dos órganos consultivos, uno asesor y otro de informativos. Con la nueva ley, aprobada en diciembre pasado en el Parlamento, se pretende asegurar la independencia, la transparencia y la objetividad del canal público con respecto al Gobierno regional, virtudes que precisamente todos los grupos parlamentarios, excepto CC, llegaron a echar en falta en Guillermo García durante la pasada legislatura.