superconfidencial

Crucifijos

1. Fíjense ustedes si el PSOE tiene ideas para gobernar el país que ha acudido a tres puntos programáticos sensacionales, novedosos, brillantes: Uno, suspender la asignatura de Religión en las escuelas. Dos, retirar los crucifijos de los centros de educación oficiales. Tres, suspender el Concordato con la Santa Sede y cobrar el IBI de los templos y edificios de culto a la Iglesia Católica. Qué maravilla, qué inteligencia la del tal Sánchez, que imita las viejas cantinelas de sus antepasados de la bendita Transición, pero estos hoy tienen a sus nietos bautizados y a sus hijos casados por la Iglesia, como he leído en algún lado. Mal que le pese al tal Sánchez, España es un país católico y no hay PSOE que lo impida. Además, Paco Vázquez, que es socialista y católico practicante, ex alcalde de La Coruña y ex embajador de España ante la Santa Sede, ya le ha saltado al pecho y lo ha dejado en ridículo. Sánchez ha hecho bueno a Zapatero, lo ha colocado en la estratosfera.

2. Yo pregunto, como se preguntan muchos. ¿Tendrá cojones Sánchez, en su cruzada laicista, para suspender las vacaciones de Navidad, la fiesta de los Reyes Magos y la Semana Santa pongamos de Sevilla y de Málaga? ¿Suspenderá la procesión malagueña de los legionarios? ¿Impedirá que los lejías canten su himno escoltando a su Cristo? ¿Tendrá huevos Pedro Sánchez para hacer esto, para llevar el laicismo a extremos más que ridículos? Estos sociatas la cagan siempre al final, seguramente por falta de argumentos que exponer, por ausencia de programa. Se les han acabado las ideas y acuden a retirar a Jesucristo crucificado de los colegios. ¡Qué bonito acto de valentía!

3. España son dos, todo el mundo lo sabe; lo dijo Machado después de que lo dijera mucha más gente, sólo que a él se le helaba el corazón, a mí ya no porque algunos políticos son tan imbéciles y tan torpes que no sé cómo los mantienen ahí. Este es el programa del PSOE, ya lo saben, y tienen que votarlo por lo novedoso, por la dimensión social que tiene y porque arreglará definitivamente la economía: quitar los crucifijos, mandar a hacer puñetas el Concordato y suspender las clases de religión. Enhorabuena, Pedro, te has cubierto de mierda… una vez más.