SOCIEDAD

Detectan al menos un centenar de guarderías ilegales en Canarias

Estas escuelas infantiles acogen menores de 0 a 3 años. / DA
Estas escuelas infantiles acogen menores de 0 a 3 años. / DA

Guarderías sin seguro, sin personal cualificado, en instalaciones poco adecuadas y sin las mínimas condiciones higiénico-sanitarias. Este es el panorama que denuncian las asociaciones de centros privados de Educación Infantil de Tenerife (Acinte) y de Las Palmas (Aceilas), quienes aseguran que al menos un centenar de escuelas en el Archipiélago funcionan de forma ilegal.

En concreto, según explican ambas entidades, el 31 de agosto finalizó el plazo extraordinario que contemplaba el Decreto 201/2008 para solicitar la acreditación necesaria, que la Consejería de Educación exige a todos aquellos centros infantiles homologados para poder desarrollar su labor en Canarias. En total, fueron reconocidas 131 escuelas en las Islas, 82 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 49 en la de Las Palmas. Sin embargo, estos centros no son los únicos que están funcionando en estos momentos, ya que Acinte y Aceilas tienen constancia de que hay como mínimo entre 100 y 110 más que admiten menores de 0 a 3 años de edad sin estar autorizados por la Consejería.

Esta, cuyos responsables se reunieron recientemente con las juntas directivas de ambas asociaciones, llevará a cabo una serie de acciones para clausurar las escuelas infantiles irregulares, y también los centros legales privados que no cumplan los requisitos exigidos, sobre todo, en cuanto a titulación de personal e instalaciones”, según confirmó la propia consejera regional, Soledad Monzón. El departamento educativo autonómico también se mostró dispuesto a estudiar la concesión de ayudas a las familias que decidan inscribir a sus hijos en el primer ciclo de educación, que a diferencia de otros ciclos y a pesar de estar reconocido por la Ley Canaria de Educación no Universitaria no contempla estas subvenciones.

Hay locales, pisos e incluso garajes que actúan como escuelas sin ningún tipo de control

En esta línea, la presidenta de la Asociación de Centros Infantiles de Tenerife, Marina Amador, confirmó al DIARIO la “proliferación de guarderías ilegales, que operan sin ningún control y acogen a los niños que no pueden acceder a las escuelas públicas o que no tienen dinero para pagar las privadas legales, autorizadas por la Consejería de Educación”. “Solo en la provincia podemos encontrar más de una treintena, sobre todo en municipios pequeños del norte y el sur de Tenerife y en islas como La Palma, donde curiosamente solo hay un centro registrado”, recalcó Marina Amador, quien aseguró que los últimos responsables de la Consejería de Educación “no hicieron nada en cuatro años por resolver esta situación”, a pesar de que se produjeron algunos episodios graves, como el accidente de un niño en un centro que carecía de seguro y problemas sanitarios en otra instalación que no estaba autorizada.

“La picaresca se impone, aprovechándose, en muchas ocasiones, de la angustiosa situación económica de los padres y de la falta de control de la Administración, surgiendo así centros que se ubican en locales o pisos que no reúnen las condiciones”, agregó la presidenta de Acinte, quien advirtió de que esta situación “es un peligro para los niños, pues ni los lugares son los adecuados ni disponen de personal titulado”. Durante la reunión entre las asociaciones y los responsables de Educación se abordó igualmente la situación de las ludotecas, que a pesar de contar con un Decreto de regulación continúan proliferando sin control. “Hay muchísima clandestinidad. Incluso hay garajes que funcionan como  ludotecas y centros de ocio donde los niños almuerzan y pasan casi todo el día”, concluyen desde Acinte.