MALDITO PARNÉ

En un segundo plano

La pasada semana escribí sobre el atuendo de la vicepresidenta del Gobierno de Canarias durante la entrevista concedida a un compañero de este medio. Las críticas en las redes sociales, la mayoría rayando lo personal, no se hicieron esperar. Sinceramente, no esperaba causar tanto revuelo. La suerte es que mis casi 20 años de profesión me dan la capacidad de aceptar las críticas constructivas y desechar aquellas que no aportan nada y solo tratan de ofender y descalificar.

Dicho esto, aclaro que en primer lugar mi artículo bajo ningún concepto era machista (lo hubiera escrito igual en el caso de que fuera un hombre) y ni muchísimo menos trataba de ofender, solo pretendía dejar claro algo que, por mucho que lo neguemos, prevalece en la sociedad actual y es que la imagen sí influye a la hora de tener o buscar un empleo.Y especialmente cuando se trata de una persona que representa a una administración pública. Guste o no es así. ¿Se debería cambiar? No lo sé. Yo no soy quien lo tiene que decidir. Pero la realidad a veces es tozuda y no nos tiene porque gustar.

Dicho esto, y para que no haya dudas, no me duelen prendas reconocer, porque además así es, que la acritud de empresarios y sindicatos a esta nueva etapa de la Consejería de Empleo, que también dirige la vicepresidenta, ha disminuido de forma drástica y que empiezan a desatascarse determinados aspectos como la formación de los trabajadores o desempleados que estaba guardada bajo llave desde la etapa anterior.

La concertación social, esencial en el contexto actual, se ha desbloqueado y ya se barajan fechas para retomar asuntos tan importantes para Canarias como la lucha contra la economía sumergida, la formación de los jóvenes, los compromisos de contratación de parados y las mesas para relanzar la actividad emprendedora. Un trabajo que, sin duda, está llamado a recuperar la cohesión y el diálogo social que, al fin y al cabo, es por lo que ha sido nombrada Patricia Hernández en el Gobierno de Canarias. Un logro que ciertamente hay que atribuirle a la actual consejera con la que parece se ha recuperado el diálogo entre los agentes sociales en Canarias. Todo lo demás puede quedar en un segundo plano.

@MariaFresno72