sucesos

Prisión incomunicada para dos acusados del crimen de La Palma

Los investigadores encontraron un machete de grandes dimensiones que llevaban los dos acusados. | DA
Los investigadores encontraron un machete de grandes dimensiones que llevaban los dos acusados. | DA

El titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Los Llanos de Aridane decretó ayer prisión preventiva incomunicada y sin fianza para dos de las tres personas detenidas en relación a la violenta muerte de un hombre el pasado fin de semana en el municipio palmero de Fuencaliente.

Pasadas las nueve de la noche del martes salieron del juzgado los dos acusados (un varón y una mujer) de perpetrar el crimen durante la madrugada del sábado. Tras prestar declaración ante el juez, F. P. A., el hombre de 58 años, y C. H. H., una de las mujeres arrestadas por la Guardia Civil el pasado domingo, fueron trasladados por los agentes a la prisión de la capital palmera, acusados de ser los autores materiales del mencionado suceso. Mientras, la tercera arrestada, hija de la mujer, quedó imputada con la obligación de personación periódica mientras que se instruya la causa. Según explicó ayer el Instituto Armado en un comunicado, durante las primeras pesquisas iniciadas poco después del hallazgo del cadáver se comprobó que la mujer detenida había ido a realizarse unas curas por un corte en un dedo esa misma mañana. Además, era conocida del finado y de su actual compañero sentimental, el otro acusado.

Una vez localizada esta pareja en su casa de Los Llanos (a las cuatro horas de encontrar el cadáver), los agentes constataron que ambos presentaban heridas compatibles de haber mantenido una disputa. A su vez, los investigadores encontraron ropa manchada de sangre, cuyas muestras todavía se están cotejando con las del fallecido. Según la Guardia Civil, inicialmente estas dos personas no dieron coartadas razonables de esas heridas ni de dónde habían estado horas antes. Sin embargo, según se fueron acumulando las pruebas de la participación en los hechos reconocieron que habían estado allí y que todo había surgido por una disputa, según manifestó la propia arrestada a los agentes, dado que afirmó que el fallecido le había robado una motosierra. Posteriormente, se comprobó que, después de haber sido asistida en el hospital, la detenida volvió a pasar por Fuencaliente (antes de encontrar el cadáver) y que la había trasladado su hija, la arrestada de 30 años de edad. Ello determinó que la imputación inicial fuera por encubrimiento. Siguiendo con las investigaciones, los agentes de la Benemérita localizaron poco después las armas homicidas, un machete y un puñal, que llevaban los dos principales acusados.