“Es necesario fomentar el emprendimiento femenino en sectores de alto valor”

Por VERÓNICA MARTÍN

Celia Pérez viaja mucho explicando cómo se puede cambiar. Es coach, una profesión que en los últimos tiempos se ha puesto especialmente de moda y que muchos critican quizá por la proliferación excesiva de este tipo de profesionales. Después de dedicar más de 15 años a la dirección de ventas y marketing en diferentes empresas y multinacionales, en el 2012 decidió dar lo que define como su gran salto sin red: crear su propio proyecto profesional bajo el nombre de Changemakers, una consultora especializada plenamente en el desarrollo de las personas. Se ha especializado en empowerment, autoliderazgo y formación en habilidades para directivos, empresarios y equipos de alto rendimiento.

Algunas de sus técnicas son realmente curiosas como la de caminar por el fuego o sobre cristales. ¿Qué tiene que ver todo eso con el cambio laboral y la emprendiduría? Lo explicará en la jornada Lánzate, que tendrá lugar el próximo 24 de octubre en el Círculo de Bellas Artes bajo la dirección de Elena Pérez Jerónimo CEO de CoCreandoT.

-¿Por qué es usted coach?

“Me hice coach porque gestionaba un equipo de más de 100 personas y me di cuenta de que mi forma de liderar funcionaba para tener obediencia, pero no conseguía desarrollar de manera tan eficaz como yo quería el talento de las personas, que era realmente lo que a mi me apasionaba. Era capaz de ver el talento de cada una de las personas de mi equipo pero no tenía las herramientas para acompañarles en el proceso de crecimiento. En 2009 descubrí todo el mundo del coaching. Al principio creí que me iba a servir solo para el ámbito laboral, pero para mi gran sorpresa el coaching me tocó de lleno en el corazón y a partir de ese momento empecé un camino de formación en diferentes disciplinas relacionadas con el crecimiento personal y descubrí que no puedes entregar nada a nadie que tu no tengas dentro. En este aprendizaje, el primer acompañamiento y el más importante fue el que realicé conmigo misma”.

-En Tenerife viene a formar parte del encuentro Lánzate. Jornadas atlánticas para el emprendimiento en femenino. ¿Hay alguna diferencia entre mujeres y hombres a la hora de emprender una actividad empresarial?

“Bueno yo creo que la diferencia real que existe es la autoexigencia tan grande que tenemos como mujeres. Hemos trabajado muy duro hasta llegar a convertirnos en autenticas superwoman compaginando de una forma magistral todos los roles: el de ser madres, trabajadoras, amas de casa, amantes, pero también mujeres. Lo mejor que podemos hacer como mujeres es abandonar la lucha de tener que demostrar nada nadie y, de esta forma, desde nuestra naturalidad y esencia emprender un negocio para aportar valor a esta sociedad sintiéndonos libres y plenas”.

-En el caso de las mujeres, ¿qué obstáculos hay para emprender?

“Desde mi experiencia yo creo que los obstáculos que hay a la hora de emprender son igual de grandes para hombres como para mujeres, con respecto a los recursos económicos y las ayudas del Estado. Donde sí creo que hay una diferencia más clara es en el tema de la seguridad y la forma de entender el emprendimiento en general. Según datos estadísticos, los sectores donde se encuentran la mayoría de las emprendedoras suele ser comercio, educación y servicios. En muchos casos se consideran menores en términos de potencial económico frente a los industriales y a la alta tecnología, donde las mujeres estamos infrarrepresentadas. Creo que es necesario fomentar el emprendimiento femenino en sectores de alto valor porque también aquí tenemos mucho que aportar”.

-En esta sección he entrevistado a muchas mujeres que coinciden en que uno de los mayores muros a derribar es el que construimos nosotras mismas en torno al éxito, ¿está usted conforme con este análisis?

“Para empezar tendríamos que definir que es el éxito para cada una de nosotras y dejar de encajar en los estándares que marca esta sociedad, que en la mayoría de los casos no encaja con nuestros deseos personales. Creo que tenemos que redescubrirnos como mujeres ya que tenemos una percepción cultural de cuál es nuestro cometido y muchas mujeres a veces, sienten que no merecen o que no están listas para asumir roles de mayor responsabilidad. El éxito para mi es saber compatibilizar tus metas personales con tu nuevo reto profesional y obtener tiempo para dedicar a cuidarte, a tus hobbies, a tus amigos a perder el tiempo… y a dejar de tomarnos la vida tan en serio. Tenemos una capacidad colectiva como mujeres para producir grandes cambios socioculturales. Si estas conectada con tu centro y emprendes
desde el corazón, podemos generar ideas o negocios para aportar valor en esta sociedad sintiéndonos libres y plenas”.

-Es usted experta en la creación de equipos de alto rendimiento, ¿cuál es la fórmula ideal?

“Trabajar en equipo es una característica imprescindible en cualquier aspecto de la vida, incluido el profesional. Es por eso que toda empresa exitosa fomenta que sus empleados colaboren entre sí. Desde mi propia experiencia en la gestión de equipos durante más de 15 años puedo decir que la fórmula ideal de los integrantes de un equipo de alto rendimiento es la autonomía, la confianza, la responsabilidad y el compromiso emocional que tienen todos en la consecución de objetivos y en el propio avance del equipo. Cabe destacar la vital importancia que tiene un líder a la hora de construir un equipo de alto rendimiento. Tiene un papel clave como referente, es el impulsor, es la fe ante el desafiante camino del logro de objetivos a la hora que le sigan adelante en el proyecto o no.Un buen líder crea equipos a su lado con autonomía, con maestría y con un propósito: el anhelo de hacer lo que hacen en servicio de algo más grande que ellos mismos”.

-¿Qué es eso del empoderamiento?

“El empoderamiento como definición es un proceso mediante el cual las personas fortalecen sus capacidades, la confianza, visión y protagonismo, para impulsar cambios positivos en las situaciones en las que viven. Todos tenemos un poder personal increíble y una gran capacidad de influencia. En los últimos años nos hemos ido reprimiendo de sacar todo nuestro potencial, bien por miedo a ser aceptados, amados hemos olvidado en muchos casos cuales son nuestras inquietudes y nuestras necesidades. Para poder conectar con nuestro poder tenemos que cambiar la perspectiva de ver el mundo desde el papel de la víctima dónde todo te suceda a verlo desde el papel de protagonista dónde te haces responsable de todo lo que te pasa”.

-¿Cómo podemos lograrlo?

“Conectando con tus fuerzas. Cuando haces esto consigues autonomía (el impulso de dirigir tu propia vida), maestría (el deseo de volverte mejor en algo que verdaderamente te importa y te apasiona) y propósito (el anhelo de hacer lo que haces en servicio de algo más grande que tu mismo). En definitiva, empoderarte es conectar con tu esencia, dejar al lado en muchos casos la mente y conectar con el corazón, con lo que tu eres de verdad. Desde la libertad, la plenitud y la autenticidad estaremos en la postura adecuada para aportar valor a esta sociedad”.

-Usted asegura que el liderazgo se puede aprender… ¿No es una condición innata? ¿Cómo puede una persona tímida convertirse en un líder?

“Esa es la eterna cuestión: el líder, ¿nace o se hace? Desde mi punto de vista, el líder debe tener cierta base de condiciones personales pero a lo largo de su vida puede perfectamente ir desarrollando una serie de cualidades que le hagan llegar a ser un gran líder. Hoy en día, cualidades de liderazgo tales como la capacidad de comunicación, el auto conocimiento interior, la autoestima, la empatía o incrementar las relaciones interpersonales se pueden ir aprendiendo en libros de autoayuda, conferencias, talleres, asistiendo a clases de yoga y meditación e incluso en cursos de teatro y expresividad que te ayudarán a conocerte, expresarte mucho mejor y en incrementar tu capacidad comunicativa. Afortunadamente, vivimos en una época donde tenemos a nuestro alcance toda la formación e información necesaria para poder ser aquello que realmente nos propongamos. Solo es necesario querer serlo y creer en ti mismo. Personas en sus inicios tímidas han llegado a ser grandes líderes cosechando grandes éxitos”.

-Dice que su gran pasión es el Executive Firewalking Instructor Training, pero, sinceramente, no logro descifrar a qué se refiere…

“Esto traducido en palabras más comprensibles y como bien dices que es una de mis grandes pasiones, son las dinámicas de alto impacto estas son unas herramientas vanguardistas que hacen que los cambios se puedan llevar antes y mejor. Son metáforas sobre los retos a los que nos enfrentamos en nuestro día a día y que nos muestran un mundo en el que todo es posible…, si sabemos cómo y queremos verdaderamente lograrlo. Dependiendo qué queramos trabajar en cada formación tenemos dinámicas de romper la flecha o la tabla y las más demandadas para grandes eventos son el firewalking (caminar sobre brasas) y el glasswalking (caminar sobre cristales rotos)”.

-¿Qué parte de andar sobre brasas puede realmente ayudar a un emprendedor a conseguir clientes y pagar sus impuestos…? En este sentido, soy bastante escéptica… ¡Convénzame!

“A la hora de emprender uno de los factores claves para el éxito es la motivación. Tener la energía de levantarse cada día para conseguir esos clientes y pagar nuestros impuestos, no es tarea fácil como tampoco lo es abrazar la incertidumbre con la que te encuentras muy a menudo. En muchas ocasiones necesitas volver a creer en ti y disponer de herramientas que te permitan conectar con la fuerza interior que todos tenemos, para pasar a la acción. Y precisamente en situaciones donde necesitamos ser la mejor versión de nosotros mismos la dinámicas te alto impacto te pueden ayudar porque son motivantes, crean ilusión y los participantes aprenden una extraordinaria lección: los límites están en nuestras mentes, no en la realidad. Creo que cualquier herramienta que te ayude a empujar y atravesar la puerta de los miedos es muy necesaria”.

-Ha trabajado en una de las multinacionales hoteleras más importantes del mundo: Meliá. Sin entrar en detalles internos, ¿qué cambios se produjeron en esa multinacional que puedan ser interesantes para otros emprendedores?

“Una de las grandes cosas que yo tengo que agradecer a la compañía de la que forme parte durante siete años fue la capacidad que tienen de inculcar a los empleados el sentimiento de pertenencia al grupo y los valores por los cuales se rigen. Un ejemplo claro de éxito en esta compañía ha sido la capacidad de crear equipos cohesionados; la innovación, porque se anticipan cada día para ser mejores y la clara vocación de servicio, a cualquier hotel que vayas de la cadena el huésped es su razón de ser”.