VENEZUELA

El exfiscal Nieves dice que había un plan para encarcelar a Leopoldo López antes del 12-F

El exfiscal de Venezuela Franklin Nieves, que ha abandonado Venezuela junto a su familia por las presuntas “presiones” del Gobierno de Nicolás Maduro, ha denunciado en un nuevo vídeo que había un plan para encarcelar al líder opositor Leopoldo López antes de las protestas del 12 de febrero de 2014, donde tuvieron lugar los hechos violentos por los que finalmente ha sido condenado.

Nieves, quien era fiscal 41 del Ministerio Público, revela en esta nueva grabación que recibió órdenes de Joel Espinoza, un alto cargo de la Fiscalía, para detener a López el 10 de febrero de 2014, dos días antes de la marcha opositora.

El exfiscal explica que pretendían detener a López en San Cristóbal, pero que el líder opositor no pudo viajar por la cancelación de su vuelo, tal y como ha informado la cadena estadounidense CNN, que no ha podido conseguir declaraciones de Espinoza al respecto.

Por otra parte, en una entrevista concedida al diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’, Nieves ha reiterado que López “es inocente”. “Este fue un juicio totalmente político y debería ser anulado (…) Todos los Derechos Humanos de Leopoldo López fueron violados porque nunca se le permitió presentar ningún testigo, ni evidencia”, ha apostillado.

Tras estas palabras, el exfiscal ha pedido perdón “a Venezuela, a la esposa de Leopoldo, a la familia López y especialmente a sus hijos”. De hecho, entre lágrimas, ha revelado que su hija asistía a la misma escuela que Manuela, la hija de López. “Fiscales y jueces temen que al disentir una orden, puedan ser detenidos o se le inventen cargos en su contra”, ha concluido.

Previamente, Nieves denunció presiones del Gobierno venezolano para que justificase la decisión de la jueza Susana Barreiro de condenar a López. “Decidí salir con mi familia de Venezuela en virtud de la presión que estaban ejerciendo el Ejecutivo y mis superiores jerárquicos para que continuara defendiendo las pruebas falsas con que se había condenado a este ciudadano”, dijo la semana pasada.

RESPUESTA DE LA FISCAL GENERAL

La que sí ha respondido a las primeras declaraciones de Nieves ha sido la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, quien -tras confirmar la destitución del fiscal- ha asegurado este lunes que no presionó al exfiscal para que presentara pruebas falsas contra López.

“El Ministerio Público nunca le presionó”, ha afirmado en la primera reacción del Gobierno al testimonio de Nieves. “Los fiscales obedecen a la Constitución de Venezuela y a las leyes y si observan que hay actuaciones irregulares, deben rechazarlas”, ha subrayado.

Además, ha recordado que Nieves “actuó con vehemencia” en “el desarrollo del juicio” contra López. “Sustanció el expediente, recolectó evidencias, formuló la acusación y pidió la privativa de libertad”, ha detallado, según ha informado Noticias 24.

Ortega Díaz ha cuestionado que Nieves denuncie estas supuestas injerencias desde “un escenario político extranjero”. “Un acto de conciencia tiene que hacerse en el momento oportuno, en el escenario adecuado”, ha recalcado.

“Si él estaba presionado indudablemente era por otros factores de poder extranjeros y nacionales que lo presionaron y lo llevaron a tomar esa decisión con la finalidad de crear inestabilidad en las instituciones del Estado”, ha sostenido.

JUICIO CONTRA LÓPEZ

López, dirigente del partido de Voluntad Popular, fue condenado el pasado 11 de septiembre a 13 años y nueve meses de prisión por los delitos de daño, incendio, instigación y asociación para delinquir como autor intelectual de las revueltas opositoras de 2014.

Los hechos se remontan al 12 de febrero de ese año, cuando miles de personas salieron a las calles de Caracas para protestar contra el Gobierno de Nicolás Maduro y decidieron marchar hacia la Fiscalía, donde fueron interceptados por los grupos armados afines al Ejecutivo, dando lugar a un duro enfrentamiento.

Las autoridades venezolanas consideran que López es el responsable de estos disturbios, que marcaron el inicio de una crisis política que se saldó con 43 muertos, cerca de un millar de heridos y cientos de detenidos, por convocar la marcha hacia la Fiscalía.

López está detenido desde el 18 de febrero de 2014 en la prisión militar de Ramo Verde, cerca de Caracas, donde, según ha denunciado su familia y la oposición, es víctima de numerosos abusos, como aislamiento injustificado e interceptación de las comunicaciones.