sociedad

El Gobierno estudia crear un punto de encuentro familiar en el Sur

Con las cifras de disoluciones matrimoniales y litigios conyugales (con casi tres rupturas por cada 1.000 habitantes) más altas del país, Canarias lleva décadas al frente de esta particular estadística, que sitúa además a la provincia de Santa Cruz de Tenerife como la que registra más divorcios en todo el Archipiélago (cerca de 3.000 el año pasado). Ello teniendo en cuenta también que la adscripción de nulidades, separaciones y divorcios a una determinada comunidad autónoma se realiza en función de la situación del órgano judicial que dicta la sentencia y no del lugar de residencia o de nacimiento de los cónyuges.

Por todos estos motivos, el Centro de la Familia de la capital tinerfeña se ha convertido en una herramienta indispensable para facilitar la resolución de los conflictos en el ámbito doméstico. No en vano, el año pasado se facilitaron más de 8.000 encuentros a usuarios remitidos desde los diferentes juzgados por un auto judicial. Esta cifra, sin embargo, no da respuesta a las necesidades reales de la población tinerfeña, ya que solo existen dos puntos de encuentro en toda la Isla. Ayer, el presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, junto al consejero de Justicia, Aarón Afonso, visitaron el centro capitalino y se comprometieron a impulsar la labor y los proyectos que lleva a cabo el equipo dirigido por Raimundo Moreno. Entre otras cuestiones, Clavijo y Afonso confirmaron que se va a estudiar la creación de un punto de encuentro familiar en el Sur, ya que muchas personas de esa parte de la Isla están actualmente en lista de espera para ser atendidas en Santa Cruz de Tenerife o La Orotava.

De igual modo, Raimundo Moreno pidió al titular del Ejecutivo la “inaplazable” puesta en marcha de un servicio de mediación penal juvenil y de mediación penal de adultos. Para ello, Moreno solicitó el apoyo económico de la Dirección General de Protección de la Infancia y la Familia y la Dirección General de Justicia del Gobierno regional.