sociedad

Los guardias civiles de Las Palmas de Gran Canaria quieren poder usar porras extensibles y pistolas táser

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Las Palmas quiere que los agentes puedan equipar y usar armas consideradas ‘no letales’, tales como las porras extensibles o las pistolas táser (arma de electrochoque), que en la actualidad no le son permitidas.

De hecho, si un agente es hallado portando cualquiera de estos objetos en servicio puede ser expedientado, como ya ocurrió en Lanzarote, donde se abrió un disciplinario contra un agente por llevar en su cinturón un accesorio que no figura en la normativa de uniformidad.

La AUGC ha explicado un caso en el que cree que “una desgracia pudo haber ocurrido en Lanzarote”, “cuando una patrulla de la Guardia Civil es avisada por un episodio de Violencia Domestica y al llegar al lugar e intentar detener al autor de los hechos, le propina un puñetazo al agente y se abalanza sobre él para morderlo, mientras, el resto de su familia comienza a golpear al otro Guardia e impiden que ayude al compañero”.

El otro agente es golpeado “por la espalda” por otra persona, que “le intenta arrebatar su arma reglamentaria, cosa que no logró debido a los seguros especiales que tenía la funda de la pistola que portaba el agente”.

La reacción de los agentes, explica la AUGC, fue la de “abandonar el lugar” para “evitar el uso de la pistola reglamentaria”, “debido a la carencia de material policial ‘no letal’ de dotación oficial (pistolas táser, porras extensibles, etc)”.

Los Agentes lesionados fueron representados en Juicio Rápido celebrado el pasado 26 de septiembre por los servicios jurídico de AUGC en Las Palmas para ejercer la acusación particular, logrando que el Juzgado de Instrucción nº4 de Arrecife condenase a J.J.B, Y.J.B, R.J.B y a J.J.R a cuatro meses de prisión a cada uno y al pago de una indemnización de 1.000 euros.