positivando

‘Happy manager’

Imagina que entre los anuncios clasificados del DIARIO DE AVISOS encontraras el siguiente anuncio: “Se busca directivo que traiga felicidad. Es un requerimiento para el puesto creer que la gente puede ser motivada por algo que no sea dinero”. Quizás tu reacción fuese volver a leerlo. Esto sucedió en la edición online de The Times, donde se ofertaba el puesto de director de la felicidad. Los happy managers son líderes que potencian una nueva forma de organización donde las personas que forman parte de las empresas ocupan un lugar relevante, compaginando objetivos personales y laborales. Por esa razón fomentan la comunicación efectiva, desde la escucha, la motivación y el trabajo en equipo. Esta nueva figura organizativa potencia el desarrollo profesional a través del fomento del talento de cada persona, optimizando su rendimiento desde el compromiso y el reconocimiento personal por parte de la empresa. Esta nueva visión empresarial basada en las personas y su felicidad encaminada al crecimiento personal, laboral y social va dirigida a crear entornos positivos, incorporando como objetivos la preocupación por la calidad de vida y el bienestar como meta fundamental de toda organización, ya que incide positivamente sobre el rendimiento y la producción. Persiguen conseguir colaboradores más creativos, con una mayor satisfacción laboral, mejor desempeño y productividad, lo que incidirá sobre la salud laboral y el absentismo. Buscan personas que sean capaces de retener y relanzar el talento. Para ello debe rediseñar y ejecutar estrategias que orienten al establecimiento de nuevas metas que incidan en la creación de un lugar de trabajo placentero, lo que permite a las personas disfrutar de lo que hacen, siendo conscientes del papel crucial que juegan en la empresa.

Las nuevas empresas inteligentes generan, a través de sus líderes y sus acciones, ambientes de felicidad que permitan el crecimiento integral y la implementación de ambientes de confianza y compromiso en las personas. El happy manager debe ser una persona dinámica que aproveche sus fortalezas para ejecutar acciones con liderazgo, comunicación, motivación y autoridad moral. Una manija que mantenga una coherencia con sus colaboradores entre lo que debe ser, hacer y decir. Hablar de gestores de la felicidad en el trabajo puede que te resulte raro. Pero piensa que la tercera parte del día enfocas tu vida en lograr las metas de una organización. Por ello no debemos olvidarnos de las personas y de sus objetivos vitales, de los que el más importante es la felicidad.

@jriveroperez