POLÍTICA

Hernández Bento: “La ley turística debe revisarse tras el fallo del TC”

Enrique Hernández Bento, subsecretario de Estado de Turismo. / DA
Enrique Hernández Bento, subsecretario de Estado de Turismo. / DA

El subsecretario de Estado de Industria, Energía y Turismo, Enrique Hernández Bento, pidió ayer al Gobierno canario que “le eche una pensada” a la actual Ley de Renovación y Modernización del Turismo, para adecuar su redacción a la reciente sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que prohíbe restringir la construcción de hoteles de cuatro estrellas o menos por razones económicas, al vulnerarse la directiva europea de servicios.

Aunque esta resolución judicial, dictada a raíz de un recurso del Gobierno de Rajoy, anula artículos que fueron luego derogados, tras las quejas de la patronal e instituciones públicas de Gran Canaria y la polémica suscitada con el Estado, Hernández Bento advirtió de que “en la actual ley se mantienen ciertas restricciones que entendemos por razones económicas, y que deberían revisarse”.

Observó el subsecretario que los criterios establecidos ahora para autorizar o denegar nuevos establecimientos turísticos están sujetos a unos requisitos que se fijarán en un reglamento aún no aprobado, aunque no se prohíba ya taxativamente la construcción de hoteles de cuatro estrellas.

Tal es así, advirtió Hernández Bento, que si a algún empresario le denegaran una autorización para uno de estos hoteles, podría recurrir la decisión en los tribunales, “y la ganaría”, después de la sentencia del Constitucional. Por todo ello, el subsecretario del Ministerio que preside José Manuel Soria entiende que “el Gobierno canario debería revisar esta ley”. “Así se lo hemos dicho, pues, además, hay buenas relaciones en este momento entre ambos Gobiernos”, enfatizó el alto cargo estatal.

En su sentencia, el TC dio la razón al Consejo de Ministros, frente a los argumentos del Ejecutivo regional, también de CC y PSOE, pero entonces presidido por Paulino Rivero, que defendía la prohibición de nuevos hoteles inferiores a cinco estrellas , salvo la renovación de obsoletos que elevaran su categoría, para proteger el medio ambiente de la Islas y su ordenación territorial. El TC respondió al Gobierno canario que dictaminar qué hoteles pueden construirse en función de sus estrellas “no guarda relación directa con las razones imperiosas de interés general que se invocan, esto es, la protección del medio ambiente o la ordenación urbana, pues tal razón regiría para todo tipo de establecimientos, cualquiera que fuera su categoría”.

El Constitucional concluye que esos dos artículos introducen “un criterio económico” para conseguir la autorización necesaria para construir un hotel, lo que infringe la legislación estatal sobre libertad de establecimiento y prestación de servicios.

Los dos artículos cuestionados por el Consejo de Ministros ya fueron reformados por el Parlamento de Canarias, que los sustituyó por otros preceptos en los que la autorización se condiciona al cumplimiento de criterios de sostenibilidad ambiental, no de categoría hotelera.